El nuevo consejero alaba el recorte del gasto farmacéutico de su predecesor
| 2011-07-22T16:12:00+02:00 h |

TONi martínez

Valencia

Sin apenas tiempo para tomar asiento, el nuevo consejero de Sanidad de la Comunidad Valenciana, Luis Rosado, ya tiene clara la estrategia para los próximos cuatro años: la mejora de los resultados económicos de la asistencia a la cronicidad. Y es que, según los datos oficiales, el 5 por ciento de la población, proporción que representa a los enfermos crónicos, se lleva el 50 por ciento de los recursos del sistema y se prevé que para 2020 acapararán el 78 por ciento de las actuaciones sanitarias.

“Estos datos pueden dar una idea de la prioridad que tiene para nosotros, los gestores de la sanidad, adelantarnos a las necesidades asistenciales de la sociedad y, concretamente, en un ámbito que está tomando tal relevancia”, explico Rosado.

Para hacer frente a esta realidad, el consejero ha anunciado la puesta en marcha de un plan de asistencia a la cronicidad. En él se plasmarán la apuesta por la telemedicina, las alternativas a la hospitalización tradicional o la potenciación del “enfermero gestor de casos”, especializado en el seguimiento de pacientes crónicos complejos, entre otras medidas. Asimismo, respecto de la factura farmacéutica, Rosado alabó la reducción lograda en 2010 por su predecesor, Manuel Cervera. “No solamente hemos conseguido la previsión de crecimiento cero, sino que además hemos disminuido la factura en un 4 por ciento”, señaló.

De este modo, según dejó intuir, continuarán con las medidas implementadas en estos cuatro años. Es decir, la redacción de una normativa de dispensación en el ámbito de las residencias sociosanitarias; la utilización de envases clínicos y guía farmacoterapéutica de prescripción en geriatría; la revisión de historias de farmacoterapéuticas de crónicos y polimedicados y evaluación de botiquines caseros; y la dispensación directa en hospitales de tratamientos oncológicos y de fertilidad.