iria gonzález Madrid Pregunta. Lo de ser aficionada al deporte pero no practicarlo es como que te guste la música y no saber bailar, ¿no? Respuesta. Sí, cuando era pequeña sí lo practicaba, pero ahora no tengo tiempo. P. Lo que sí que sabes hacer muy bien es navegar, pero no en el mar, sino en la Red, ¿no? R. Eso sí, ahí me defiendo bastante bien. Hace ya tiempo que me especialicé en lo que es Internet y Farmacia. Estuve en el principio, que es donde se tiene que estar siempre. Luego la cosa ha ido degenerando. P. Ahí, en la Red, no hay riesgo de ahogarse, ¿o sí? R: ¡Y tanto! Hay que ir con cuidado. Si no se hacen las cosas bien, puedes salir trasquilado. P. También pintas cuadros, ¿qué pintan las nuevas tecnologías en la oficina de farmacia? R. Pues mucho, no hay que dejar escapar las nuevas tecnologías. Hace poco me encontré a una farmacéutica a la que ayudé con las redes sociales en su farmacia y me ha dicho que ya habían aumentado las ventas. P. Las redes sociales son entonces útiles para las farmacias. R. Mucho, pero hay que saber estar. No puedes empezar por saber estar en Facebook a nivel de usuario y creas que ya puedes tirarte a la piscina y montar una fan page. Recomendaría que la gente, al menos, se leyera un libro. P. Entonces, ¿las redes sociales son un buen tratamiento pero requieren de un seguimiento farmacoterapéutico? R. Exactamente, necesitas seguimiento farmacoterapéutico y también ganas, ilusión y constancia, porque esto mucha gente se piensa que es abrir una página de Facebook y empezar a volcar contenido al azar. No, hay que ser muy constante con la información que metes. Si haces ofertas hay que mantenerlas a nivel de oficina de farmacia, porque si no la gente se puede enfadar. P. ¿Que el móvil sea ya una prolongación de tu mano te lo has hecho mirar? R. Creo que todo el mundo que está metido en redes sociales, lo primero que hace cuando se levanta es abrir el móvil. Si me despierto por las noches, abro el móvil, navego media hora y me vuelvo a dormir. Esto sí que igual es un poco grave. P. No puedes negar que eres de la “generación del pulgar”. R. Sí, lo tengo mucho más desarrollado. De momento, no tengo rizartrosis ni nada, solo escribo más rápido. P. ¿En la farmacia no dispensan nada contra esta adicción? R. No y cuando estoy muchas horas sin móvil lo paso mal… P. ¿Para ti los enfermos son los tecnófobos? R. No, cada uno debe tomarse la vida a su ritmo. Hay gente que le gusta esto y hay gente que no. A veces puedes llegar a admirar a alguien que puede estar viviendo sin móvil, algo hoy en día es realmente complicado. P. También eres adicta a los estudios, algo más sano, ¿no? R. Si y no, porque luego te pasas el día haciendo presentaciones, pero es muy importante formarse. Creo que la profesión farmacéutica tiene un problema a diferencia de Medicina, donde cuando acaban la carrera saben que se especializan, hacen su MIR y siguen formándose. En Farmacia esto no está tan claro, sobre todo en oficina de farmacia. Hay muchísima gente que no tiene una formación continuada y esto debería estar reglado y potenciarse desde el Consejo. P. Para acabar, ¿qué mensaje sobre el sector de las oficinas de farmacia te gustaría retwittear en breve? R. Me gustaría retwittear el pago por servicios a nivel de toda España. El pago por servicios y que hubiera más unidad dentro de la profesión farmacéutica. | lunes, 16 de abril de 2012 h |

Inma Riu (Barcelona, 1977), esta farmacéutica 2.0 tiene formación, entre otras áreas, en marketing, atención farmacéutica, dermofarmacia y, sobre todo, en redes sociales. De hecho, podría decirse que tiene una vida virtual. La Inma Riu ‘desvirtualizada’ es “una farmacéutica que hace un poco de todo”. Así, esta licenciada en Farmacia por la Universidad de Barcelona es también autora del libro Pinterest aplicado a la farmacia, que próximamente verá la luz. Además, es cofundadora de Saludability, community manager del Club de la Farmacia de Almirall y coautora del libro de Angelini Redes sociales en la farmacia. ¿Cómo, cuándo y por qué?