Redacción/Zaragoza | lunes, 18 de noviembre de 2013 h |

El presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Zaragoza, Ramón Jordán, cree que la oficina de farmacia debe evolucionar y en estos momentos “toca dar el salto a una farmacia asistencial, proveedora de servicios, cuya labor está cada vez más centrada en el paciente, pero sin olvidar el elemento central de nuestro trabajo: el medicamento”. Así lo manifestó durante la celebración del Día del Colegiado, un acto de homenaje a la profesión farmacéutica al que han asistido más de 200 personas, entre ellos el consejero de Sanidad, Ricardo Oliván

Con respecto al desarrollo de un nuevo catálogo de servicios, Jordán destacó que responde a la propia evolución de las funciones profesionales del farmacéutico. Así, según afirmó el presidente de los farmacéuticos zaragozanos, el primer servicio que van a implantar las farmacias de la provincia de Zaragoza son los SPD (Sistemas Personalizados de Dosificación). “A finales de noviembre arrancaremos la fase de formación a los farmacéuticos para protocolizar y acreditar este nuevo servicio”, explicó el presidente.

Por otro lado, Oliván recordó durante la clausura del acto los muchos asuntos en los que trabajan conjuntamente la organización colegial y la consejería, como el concurso de apertura de nuevas oficinas de farmacia o la receta electrónica, que, tal y como destacó, se ha “implantado en un tiempo récord”. Sobre este particular, Jordán la definió como una nueva herramienta de salud que potencia la labor del farmacéutico como agente sanitario sobre todo en el campo de los pacientes crónicos y polimedicados. “Al disminuir las visitas al centro de salud, la farmacia se convierte en el principal interlocutor con el paciente”, señaló.

Igualmente, Jordán se refirió durante el acto al proyecto de Ley de Servicios Profesionales, y agradeció el apoyo del consejero de Sanidad, de la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, y del presidente de la Academia de Farmacia y rector de la universidad de Zaragoza, Manuel López, que expresaron públicamente su apoyo “sin fisuras” al modelo farmacéutico actual.

Galardones

Por otro lado, Jordán, fue el encargado de entregar uno de los principales galardones de la tarde, la placa de colegiado distinguido, al farmacéutico Acisclo Pérez, profesor emérito de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Zaragoza y miembro fundador de la Academia de Farmacia Reino de Aragón. El presidente de la organización colegial, destacó que sus últimos hallazgos en el ámbito de la bioquímica son un ejemplo de lo “lejos que pueden llegar los farmacéuticos en el campo de la ciencia”.

El otro galardonado, el farmacéutico y escritor Daniel de María, recibió de manos del director de Salud Pública del Gobierno de Aragón, Francisco Sancho, la medalla de Colegiado del Año en reconocimiento al importante proyecto solidario que ha liderado en el último año, consiguiendo financiar el material escolar de 108 niños de Costa de Marfil, a través de las ventas de su libro El último arco. El presidente colegial recordó que este solidario reto se suma a otro “importante desafío diario que Daniel comparte con otros muchos compañeros: ejercer como farmacéutico rural, sobre todo en estos tiempos tan difíciles”. De María es el farmacéutico de la pequeña localidad de Tabuenca, municipio de la provincia de Zaragoza que tiene menos de 400 habitantes.