JUAN NIETO Madrid | viernes, 05 de junio de 2015 h |

Pregunta. Acabas de llegar a la presidencia de Fedifar, pero no es un novato. Vamos, que no estamos ahora para empezar a hacer la cuña, ¿no?

Respuesta. Llevo muchos años en la profesión, trabajando para ella. Debería notarse que ya voy en paralelo.

P. Y ahora que vas en paralelo… ¿Por qué pista baja la distribución farmacéutica de gama completa?

R. Por pistas complicadas. No diría totalmente negras, pero sí con algunos recorridos sinuosos.

P. ¿A qué velocidad hay que bajar?

R. A veces hay que bajar deprisa y otras moderar la velocidad para no caerse. En estos momentos, dada la pista por la que bajamos, de inicio, mejor moderar la velocidad hasta conocerla mejor.

P. La distribución ha bajado por pistas como Sierra Nevada o Baqueira, pero también por Mont Tremblant, Aspen, Val d’Isère… ¿Adaptarse a lo que hay?

R. Hemos bajado por todo tipo de pistas: sencillas, complicadas, rápidas, lentas… Ahora se están abriendo pistas nuevas y hay que reconocerlas, habituarse y bajarlas para volverlas a bajar o rechazarlas porque no interesan.

P. No todo son descensos, también hay que hacer esquí de fondo y, en ocasiones, hasta saltos de esquí, ¿verdad?

R. Sí, siempre hay que hacer variaciones en función de las circunstancias que se dan por factores externos.

P. Y con los cambios legislativos que ha habido: ayer hizo sol, hoy ventisca, mañana hay nieve dura…

R. Sí, pero a pesar de esos factores, si conoces el terreno, sabes por dónde conviene bajar. Es experiencia, aprendes cuando haces muchas bajadas.

P. ¿Es la distribución farmacéutica un esquiador experto?

R. A veces lo ha sido, otras no tanto.

P. ¿Cómo se le da a la distribución tirar de habilidad y hacer slalom para solucionar problemas?

R. Sí, hay que hacer de todo. A veces, incluso, para coger una pista buena hay que subir

P. Hablemos de problemas, de esos snowboarder que molestan en las bajadas. ¿Prácticas irregulares de distribución?

R. Sí molestan. Por un lado, porque son un peligro, y porque además estropean la pista. Su velocidad, descontrol y objetivos distintos hacen que colisiones con el esquiador riguroso.

P. ¿Hay que intentar que se diferencien bien a los esquiadores que bajan por las pistas señaladas de aquellos que hacen fuera de pistas?

R. Hay que definir zonas de descenso. Marcar las que se pueden bajar y delimitar por las que está prohibido.

P. Y quien haga fuera de pista que corran con los riesgos, ¿no?

R. Evidentemente, el que va fuera de pista ya sabe a lo que se arriesga.

P. Para esquiar bien es necesario tener un buen equipo. Cuenta Fedifar con sus Head, Rossignol, K2, Stocli, Tecnica, Armada, Line…

R. En Fedifar contamos con uno de los mejores equipos que podemos tener, tanto a nivel de material como a nivel de ideas y sentido común.

P. Hay otro ‘novato’ en el cargo, el nuevo presidente del Consejo General, Jesús Aguilar, al que también le atrae la nieve. ¿Las bajadas es mejor hacerlas juntos?

R. Las bajadas siempre son mejor hacerlas en equipo. Además, si el compañero de bajada es un amigo, mucho mejor. Siempre obtienes un margen de seguridad mayor bajando en equipo que bajando en solitario.

P. Y con objetivos comunes.

R. Claro, cuando bajas junto a alguien das por hecho que quieres llegar al mismo sitio, si no, no bajarías juntos.

P. Una cosa, que resulta más cansado, ¿una jornada de esquí o una negociación con las administraciones sanitarias?

R. Mucho más fatigoso las negociaciones, tienes que tener en cuenta muchos más factores.

R. Por cierto, te gusta esquiar, ¿no?

R. Creo que sí. Llevo desde los 17 años practicándolo, y tengo ya muchos.

Eladio González (Luarca, Oviedo, 1949), es licenciado en Ciencias Biológicas, Farmacia y diplomado en Óptica Oftálmica y Acústica Audiométrica por la Universidad de Barcelona. Casado, con dos hijos (“uno farmacéutico, se dedica a la pintura; el otro periodista, trabaja en México”), preside d’Apotecaris, Acofarma, Unión Farmacéutica Balear y Balear de Medicamentos, y, desde abril, Fedifar.