La ex ministra pide fomentar el autocuidado por “la salud futura y los costes al SNS”

La responsable popular pide “un seguimiento de los medicamentos sin receta”

| 2011-09-09T16:15:00+02:00 h |

J. M. López

Santander

“Ahora más que nunca es importante el autocuidado”. De esta forma se refirió la coordinadora de participación social del PP y ex ministra de Sanidad, Ana Pastor, a la necesidad de desarrollar el autocuidado de la salud. Lo hizo en el transcurso de una conferencia sobre “El autocuidado y la sostenibilidad del sistema” en el marco del curso de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander sobre autocuidado de la salud, organizada por el Instituto de Formación Cofares y Anefp.

Pastor mostró su convencimiento de que el fomento del autocuidado es imprescindible, ya que en función de los hábitos que una persona tenga a lo largo de la vida “va a depender su salud futura”, así como “los costes que tenga que asumir el SNS”. Por todo ello, la ex ministra cree que “se debe implicar al paciente en la gestión de su salud” y, para lograrlo, estima que deben establecerse “estrategias que aporten al paciente motivación, conocimientos, habilidades y recursos” para la autogestión de la salud en crónicos y a la hora de la prevención.

En este sentido, aseguró que la guía de publicidad de medicamentos de uso humano de la Aemps es una idea “muy acertada”, ya que “hay que trabajar en la información que se les da a los pacientes”. Además, aseguró que “es un buen momento” para que se desarrolle la Ley de Garantías en el ámbito del autocuidado porque, según ella, debe haber instrumentos para “hacer un seguimiento de los medicamentos sin receta”.

Pero la representante del PP no solamente habló de autocuidado. Pastor aprovechó para lanzar algunas ideas sobre los cambios que, según ella, deberían llevarse a cabo en el SNS. En el ámbito farmacéutico reclamó, entre otras cosas, un mayor fomento de los genéricos, recuperando el margen diferencial para la farmacia; incrementar la transparencia en los procedimientos de fijación de precios; potenciar el papel sanitario de las farmacias; y regular la cartera de servicios concertable con los colegios de farmacéuticos.

En el ámbito médico explicó que “el sistema sanitario requiere de una revolución, ya que se pensó hace 30 años”. Reclamó dar mayor “autonomía a los profesionales, cambiar el sistema retributivo y acabar con los centros de AP sin capacidad de resolución”.