Los cambios sociales exigen un cambio de mentalidad en las farmacias
| 2008-11-23T18:00:00+01:00 h |

Francisco de Asís Echeveste es presidente del Colegio de Farmacéuticos de Guipúzcoa

Históricamente las oficinas de farmacia se habían dedicado, casi en exclusiva, a dispensar el medicamento. Sin embargo, los cambios sociales y las posibilidades que existen en la actualidad crean una nueva realidad que exige que en las farmacias no nos limitemos a entregar la caja del medicamento al paciente.

Esta nueva realidad hace necesaria, como paso posterior a la dispensación, la existencia de un seguimiento de cómo toma y qué hace el medicamento en el paciente. Por eso, sin duda, el profesional que puede y debe desarrollar esta labor es el farmacéutico.

El seguimiento farmacoterapéutico de una persona determinada se trata de un servicio añadido que requiere de un tiempo, un espacio y una formación. Creemos que ese tiempo y recursos que el farmacéutico dedica a esta nueva tarea debe ser reconocido económicamente.

En Guipúzcoa ya hemos dado pasos en este sentido. Actualmente, se está pagando por servicio a los farmacéuticos que participan en el Programa de Mantenimiento con Metadona. Además, próximamente el Consejo de Farmacéuticos del País Vasco firmará un acuerdo con el Departamento de Sanidad del Gobierno vasco para el nuevo servicio de mejora del uso de los medicamentos entre los usuarios de los Servicios de Ayuda a Domicilio municipales.

Como se ha demostrado con las experiencias piloto en San Sebastián y Legazpi, este sistema mejora la utilización del medicamento y el cumplimiento terapéutico. En el COF guipuzcoano estamos convencidos de que éste es el camino.