SEGUROS/ Adoptar la directiva Solvencia II es uno de los retos de la nueva etapa de PSN

br

G. C. Madrid | viernes, 01 de junio de 2012 h |

El mundo de las mutualidades pronto dejará de ser el mismo. La adaptación a la directiva europea Solvencia II supondrá un antes y un después en el sector del seguro pues, al igual que ha pasado con el ámbito bancario, muchas entidades se verán obligadas a disolverse, fusionarse o absorber a otras y Previsión Sanitaria Nacional (PSN) se está preparando para situarse en esta última posición.

Según ha explicado a GM
su presidente, Miguel Carrero
—reelegido recientemente para continuar liderando esta entidad— PSN quiere trasladar su “solvencia y capacidad” a otras empresas que no puedan sobrevivir y liderar así una posible agrupación o fusión.

Uno de los retos inmediatos de su nueva etapa será cumplir con los requerimientos administrativos y económicos de esta directiva, un procedimiento “exhaustivo” de controles y garantías que aumentará considerablemente la burocracia de la gestión y encarecerá el producto pero ante los que deben responder. Para afrontarlo la mutua parte de una base de “solvencia, credibilidad y transparencia importante” por lo que sus objetivos de futuro pasan por potenciar aquello que les hace interesantes en el mercado, pese a ser una empresa mediana: su especialización.

Por ello, Carrero explica que desarrollarán una gestión continuista pero a la vez adaptada a los tiempos cambiantes que corren, con la ventaja de conocer las necesidades del colectivo sanitario, lo que les hace poder responder mejor a los requerimientos y necesidades de los profesionales y de ofrecerles productos actualizados de forma más ágil.

En este sentido, el presidente apunta a áreas de inversión en las que actualmente puede haber “ciertos riesgos” ya que están fallando —algunas “estrepitosamente” como el sistema bancario—y no están supliendo de forma muy adecuada ciertas necesidades de los profesionales que la mutua cubrirá con productos complementarios que les ayudarán a mantener un poder adquisitivo al que están acostumbrados y que ni el sistema de cajas que emplea la Seguridad Social ni los fondos de inversión y pensiones están garantizando para el día de mañana.

Sin embargo, Carrero matiza que el papel de PSN en este mundo no está basado sólo en el interés financiero sino en la oferta de servicios que proporcionen un beneficio social a los mutualistas como los destinados a la conciliación de la vida laboral y familiar, la atención a la población infantil y a la tercera edad, los sectores más “desprotegidos”. Por ejemplo, anuncia que pronto verá la luz un seguro de dependencia —ya que esta ley está sin desarrollar— y que están estudiando la oferta de guarderías en los hospitales, llegando a acuerdos con algunas gerencias.

Además de seguir creando empleo estable y de calidad y de expandirse a países latinoamericanos, conseguir ser una alternativa al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), una “injusticia” por la que llevan años peleando —contando, en su día, con el apoyo decidido del partido político que hoy está en el Gobierno— será otro de sus grandes objetivos. Aunque la situación ha cambiado, Carrero se muestra optimista y cree que puede ser un momento propicio y que la Administración actual tendrá la sensibilidad suficiente para conseguir acabar con una situación de “competencia desleal”.