Raúl Díaz-Varela

Consejero delegado de Kern Pharma

| 2010-03-31T12:13:00+02:00 h |

ALFONSO MARTÍNEZ

Madrid

Tras la celebración del último Consejo Interterritorial y la aprobación de nuevas medidas de reducción del gasto farmacéutico del Sistema Nacional de Salud (SNS), con las que el Ministerio de Sanidad pretende ahorrar 1.500 millones de euros, llega el turno de valorar como van a repercutir esas medidas a cada uno de los sectores que forman parte del SNS. Uno de los más perjudicados va a ser la industria de genéricos, que va a verse obligada, como aseguró en declaraciones a EG el consejero delegado de Kern Pharma, Raúl Díaz Varela, a reducir gastos a través de recortes en la plantilla o en las inversiones futuras en investigación y desarrollo.

Pregunta. ¿Qué opinión le merece el nuevo Sistema de Precio de Referencia?

Respuesta. Creemos que se ha actuado sin solucionar el principal problema del Sistema de Precio de Referencia, que es el cálculo por la dosis diaria definida. Como se ha demostrado en los últimos años, es el sistema de cálculo el que hace bajar los precios de forma artificial, ya que en muchas ocasiones el precio que sale del cálculo por DDD es significativamente inferior al que nadie ha solicitado voluntariamente y, por tanto, inferior al menor precio que existe en el mercado. Por tanto, si bien podemos estar de acuerdo en un sistema que tenga en cuenta el medicamento más barato y no la media de los tres más baratos, tendría que eliminarse la forma de cálculo por dosis diaria definida y, de paso, solucionaríamos otro problema: la dualidad de listas y precios, teniendo una única lista de precios que al mismo tiempo sería la de precios menores.

P. ¿Qué medida cree que es la más perjudicial para su compañía?

R. Sin duda alguna, la rebaja lineal de un 30 por ciento a todos los medicamentos genéricos, porque es un 30 por ciento, no un 25 por ciento como ha dicho el Gobierno. Este sector no puede asumir una rebaja de precios del 30 por ciento adicional a las rebajas del 10 y 15 por ciento que sufrimos cada año, la última de las cuales entró en vigor el pasado uno de marzo.

P. ¿Qué impacto cree que tendrá sobre las inversiones, el empleo o la economía para Kern Pharma?

R. El impacto no va a ser nada positivo. Sin duda, implicará recortes en el empleo y en las inversiones, y por tanto en la capacidad futura para competir con nuevos lanzamientos. De momento, estamos concentrando nuestros esfuerzos en comunicar al Gobierno y las comunidades autónomas las consecuencias de las medidas para intentar paliarlas y, sobre todo, la inequidad e injusticia de las mismas con la industria de genéricos.

P. ¿Estima que desaparecerán moléculas o presentaciones como consecuencia de las bajadas de precio realizadas?

R. Sin ninguna duda. Acabamos de reducir el precio de un producto como irbesartán, que lleva poco más de un año en el mercado, de media en un 35 por ciento. Pero en algunas presentaciones ha llegado incluso al 65 por ciento, con el agravante de que todos los genéricos estábamos al mismo precio y los precios que nos han aplicado no existían en el mercado, como hemos comentado anteriormente. Son fruto únicamente del sistema de cálculo de referencia. Ahora mismo rebajar otro 30 por ciento este medicamento hará que sea totalmente inviable su comercialización en el conjunto o, como mínimo, en algunas de sus presentaciones.