J. Ruiz-Tagle Madrid | viernes, 07 de diciembre de 2012 h |

Los datos de empleo que ha facilitado el Instituto Nacional de Estadística (INE) relacionados con el personal de I+D presentan alguna esperanza en un entorno que evoluciona de manera desfavorable. A pesar de que el número de personas que se dedicaron a estas actividades, en equivalencia a jornada completa, experimentó un descenso del 3,1 por ciento respecto a 2010, hay ciertas comunidades autónomas que no han sufrido el deterioro generalizado del sector. Navarra, País Vasco y Madrid mantienen una proporción de trabajadores destinados a la investigación por encima de la media nacional, que se sitúa en un 7,19 por mil.

En concreto, Navarra lidera la apuesta por el sector con un 12,17 por mil, si bien su tasa interanual de personal destinado a la investigación se mantiene estable. Por su parte, País Vasco es la comunidad que arrastra mejores datos, con un 12,04 por mil de población ocupada. A este dato habría que sumarle, además, el mayor incremento interanual registrado en España, que experimenta una subida de un 6 por ciento. Por último, Madrid, a pesar de seguir a la cabeza en España en personal destinado a la investigación, con un 10,81 por mil, ha descendido en su tasa interanual un 3,5 por ciento.

En este sentido, la clave para que estas comunidades destaquen por encima de la media se debe a la apuesta empresarial por la I+D. Según el INE, las compañías de estas regiones lideran los puestos de trabajo para investigadores por encima de la administración pública y la enseñanza superior. De hecho, en el País Vasco el volumen de actividad laboral destinada a la investigación duplica a la suma del resto de sectores.

Otra de las conclusiones positivas que se derivan de los datos presentados por el INE es la buena posición que mantiene España respecto a la Unión Europea, donde a pesar de la coyuntura económica nacional supera en ocho centésimas la media de los 27. En el otro lado de la moneda, hay que resaltar que, con respecto a 2010, España pierde una milésima en la proporción de personal total destinado a la investigación, además de que pierde un puesto al ser superado por Eslovenia.

Menos investigador ‘farma’

Por otro lado, resalta que a principios de este año trabajaban en los laboratorios de I+D+i de la industria farmacéutica española 4.490 personas, un 4,2 por ciento menos que el año anterior, que se suma a otra reducción del 2,6 por ciento en 2010. De hecho, según José María Taboada, presidente de la Asociación de Medicina de la Industria Farmacéutica Española (Amife), tras los anuncios del cierre de determinados centros de investigación y expedientes de regulación de empleo en varios laboratorios españoles, a finales de 2012 la cifra de empleados en investigación puede reducirse en unas 490 personas.

Esta tendencia, que demuestra una erosión industrial en España, puede acarrear una falta de competitividad para el sector en un futuro cercano. “Si España entra en una dinámica de recortes continuos en investigación en el sector farmacéutico, además de perder competitividad por la pérdida de masa crítica para poder investigar, también perderemos un gran número de profesionales que marcharán a trabajar al extranjero”, denunció Taboada.