c. r. / c. a. Madrid | viernes, 13 de diciembre de 2013 h |

En total, nueve comunidades autónomas reducirán su presupuesto farmacéutico para el año 2014, con una gran variabilidad entre ellas: los ajustes oscilan entre el recorte del 16,52 por ciento de Navarra o el 11,08 por ciento de Castilla y León al 0,20 por ciento de Islas Baleares. Por el contrario, un total de seis regiones, lideradas por Murcia y la Comunidad Valenciana, han optado por aumentar esta partida. Cataluña y Canarias han optado por congelar esta partida. Ocho comunidades, por su parte, han reducido sus presupuestos sanitarios y nueve los han aumentado.

Los presupuestos para 2014 también han servido para que las comunidades relancen sus críticas contra el actual sistema de financiación autonómica. Buena parte de estas críticas se explica por la configuración de los presupuestos sanitarios per cápita. Un total de 561,58 euros separan al País Vasco, la comunidad con mayor dotación en este concepto (1.541,06 euros) de Andalucía, la última en la lista (979,48 euros). Cerca de ella se encuentran comunidades que vienen denunciando la configuración injusta del actual modelo, como Baleares y la Comunidad Valenciana.

Se cierra un ejercicio presupuestario marcado, de nuevo, por la imposibilidad de las administraciones públicas de hacer frente a todas sus obligaciones para con sus proveedores. A estas alturas, está claro que una cosa es la voluntad de pagar, y otra muy distinta la capacidad de las comunidades de hacerla efectiva. Los presupuestos autonómicos para 2014 no erradican el problema de los impagos a las farmacias. Al menos cuatro comunidades, según el análisis de las cuentas autonómicas para 2014 elaborado por este periódico, volverán a tener problemas para hacer frente a estos pagos durante todo el año. En conjunto, los más de 8.500 millones de euros que las 17 comunidades autonómas dedicarán al pago de recetas médicas (excluido el gasto hospitalario) aseguran una cobertura global en el Sistema Nacional de Salud de unos 11,1 meses, o lo que es lo mismo, del 92,5 por ciento.

El principal problema volverá a estar en Cataluña. Los 949,73 millones de euros que dedicará al capítulo de Farmacia convierten a la Generalitat en la comunidad con el presupuesto farmacéutico más ‘irreal’. A pesar de los problemas registrados este año y que han llevado al cierre de las farmacias, el ejecutivo de Artur Mas ha optado por congelar esta partida, que apenas crecerá un 0,01 por ciento. En la cruzada de las administraciones por reducir el peso de la factura farmacéutica sobre el gasto sanitario, Cataluña está ya a la cabeza. Su presupuesto para medicamentos es ya un 11,4 por ciento sobre el conjunto sanitario, pero solo le asegura la cobertura hasta mediados de agosto.

Muy poco después, aproximadamente a finales de ese mes, comenzarían los problemas en Murcia, y eso a pesar de que es la región que más ha aumentado su presupuesto farmacéutico sobre el proyecto aprobado en 2013: un 37,7 por ciento, hasta alcanzar los 231,65 millones de euros. Con este incremento, la Región de Murcia parece haber optado por cambiar la pauta de infrapresupuestación que rigió su presupuesto para 2013, en el cual la partida de Farmacia fue la que más bajó en todo el SNS: un 33,4 por ciento.

A diferencia de Cataluña, esta infradotación no ha llevado a problemas de impagos con las farmacias, debido entre otras cosas a las ampliaciones presupuestarias aprobadas para la consejería de Sanidad. Tampoco deberían esperarse problemas para 2014, aunque el presupuesto solo garantiza los pagos al 74,3 por ciento.

Muy similar a la de Murcia es la tendencia esperada para la Comunidad Valenciana. Su presupuesto farmacéutico es el segundo que más crece sobre el de 2013, en un porcentaje superior al 10 por ciento. Pero esa dotación de 884,80 millones no permitirá pagar las facturas hasta diciembre. Tiene una cobertura del 80 por ciento, o de 9,6 meses. Los problemas de la Consejería con las farmacias no han terminado y comenzarían a hacerse patentes a mediados de septiembre.

Extremadura tampoco ha tenido problemas de impagos en 2013, aunque con los presupuestos en la mano podría llegar a tenerlos el año que viene. Sus créditos en farmacia se agotarían a principios de octubre. El problema en esta comunidad, sin embargo, es menor en comparación a las otras tres, igual que en Aragón (tiene cobertura para 10,8 meses) y Baleares, Castilla y León, La Rioja y Madrid. Estas cuatro regiones verían agotado su presupuesto a lo largo del mes de noviembre.

Presupuestos realistas

La insuficiencia de los presupuestos farmacéuticos se hará más patente, si cabe, con la entrada en vigor a lo largo del próximo año de la Ley Orgánica de Deuda Comercial en el Sector Público, que obligará a las administraciones a pagar a sus proveedores en 30 días. Quizá por ello, en conjunto, el diseño presupuestario ha sido mucho más realista que los dos años anteriores.

Para 2012, las comunidades autónomas aprobaron un recorte medio del 1 por ciento en Sanidad y del 6,03 por ciento en Farmacia. Un año después, el ajuste en Sanidad fue del 5,4 por ciento, mientras que el de Farmacia se disparó a más del doble de esa cifra: un 13,5. Para 2014, las diferencias se reducen. Los presupuestos sanitarios, de hecho, casi se congelan (en conjunto, crecen apenas un 0,05 por ciento) a la vez que Farmacia baja aproximadamente un 1,13 por ciento.

Minimizar el ajuste farmacéutico responde también a otro de los hilos del discurso de los gestores públicos. Tras años afirmando que el peso de Farmacia era excesivo, los sucesivos recortes lo han alineado con el de países del entorno. En 2012, el presupuesto de Farmacia suponía un 17,66 por ciento sobre el gasto sanitario total. Para 2014, este porcentaje ha bajado ya al 15,74 por ciento. Solamente en Galicia sigue suponiendo una cuarta parte del presupuesto sanitario.