Miquel Montañá

Director de Propiedad Industrial de Clifford Chance

| 2011-09-30T16:13:00+02:00 h |

m. d.

Madrid

Pregunta. ¿Por qué es importante garantizar la protección de la patente en la industria farmacéutica?

Respuesta. El coste medio de desarrollar un medicamento, según el centro Tuffs, es de más de 700 millones de dólares. El hecho de que los costes de I+D+i sean cada vez más elevados, junto a las crecientes exigencias de calidad, eficacia y seguridad por parte de las autoridades sanitarias han hecho que la I+D+i en el sector farmacéutico sea un negocio muy arriesgado. No se podría acometer sin un sistema de incentivos como el que representan las patentes. Existen multitud de medicamentos que nunca se habrían desarrollado de no haber existido el sistema de patentes.

P. ¿Cómo ha evolucionado el sistema de patentes?

R. Antiguamente solo se permitía patentar el procedimiento de obtención de un producto farmacéutico pero no el producto como tal, un aspecto que no se produjo en España hasta 1992. Por su parte la Oficina Europea de Patentes ha posibilitado también la protección de diversos tipos de invenciones en el campo farmacéutico, como las segundas indicaciones terapéuticas o las nuevas formulaciones.

P. Hoy, ¿qué aporta esta patente para una compañía farmacéutica?

R. Confiere al inventor un derecho a impedir que otros utilicen su invención como contrapartida por haber divulgado una invención que podrá ser libremente utilizada por todos una vez transcurridos los 20 años de vida legal. En la práctica, en el sector farmacéutico la vida real se reduce a la mitad, pues se consumen entre ocho y doce años probando la calidad, la eficacia y la seguridad del medicamento.

P. ¿Cómo podría mejorarse esta protección?

R. Sería deseable que la Administración tuviera una visión más estratégica del sector, pues las medidas aprobadas a corto plazo para contener el déficit público compromete importantes proyectos de I+D+i llamados a dar resultados a largo plazo. Son pan para hoy y hambre para mañana. Por otra parte, resulta imprescindible dotar de más recursos a los tribunales encargados de enjuiciar litigios de patentes, la excesiva carga de trabajo dificulta su labor.