La facturación del grupo farmacéutico alemán creció un 2,1%, hasta los 7.747 millones de euros
| 2010-02-26T16:13:00+01:00 h |

ALFONSO MARTÍNEZ

Darmstad (Alemania)

La crisis económica no se ha olvidado del sector farmacéutico, y las cuentas presentadas por la alemana Merck KGaAla semana pasada en Darmstadt (Alemania) así lo demuestran. El beneficio de la compañía cayó en 2009 un 0,2 por ciento, hasta los 366,3 millones de euros. Una cifra que para el presidente de la compañía, Kart-Ludwig Kley, fue “satisfactoria teniendo en cuenta la crisis actual”. La facturación conjunta del grupo creció un 2,1 por ciento en el último ejercicio, hasta situarse en 7.747 millones de euros. Por su parte, el beneficio operativo de la compañía descendió un 42,6 por ciento.

Dos de los motivos que influyeron en la bajada de beneficios fueron, por un lado, la retirada del mercado, en febrero del año anterior, del medicamento para el tratamiento dermatológico Raptiva DCI. Por otro, que la compañía no consiguió la autorización, que esperaba para 2009, de su fármaco contra el cáncer, Erbitux, en una nueva indicación para pulmón.

Por el momento, Merck se encuentra en conversaciones con la EMA y la FDA para agilizar la aprobación y venta de algunos medicamentos como es el caso de cladribina DCI, nuevo fármaco oral para la esclerosis múltiple. Sin embargo, la farmacéutica confió en su pipeline y aumentó la inversión en I+D en un 8,9 por ciento con respecto al año anterior.

Por áreas terapéuticas, la de enfermedades neurodegenerativas fue la que mayor beneficio le otorgó a la compañía alemana, con un total de 1.538 millones de euros, incrementando sus ventas un 16 por ciento. En este sentido, el área que más elevó sus ventas con respecto a 2008 fue la oncológica, con un crecimiento del 23 por ciento, al pasar de los 574 millones de euros a los 704 millones en el ejercicio anterior.

En lo que a productos se refiere, el más vendido en 2009 fue Rebif, con unas ventas que ascendieron a los 1.538 millones de euros, seguido de Erbitux, con 607 millones.

España tampoco repunta

La filial española tampoco obtuvo los resultados esperados. De esta forma, en 2009 la facturación de Merck cayó en nuestro país un 5,2 por ciento, hasta los 368,5 millones de euros. Mayor fue el descenso en el beneficio antes de impuestos, que se hundió casi un 50 por ciento, y pasó de 41 millones de euros a 20,5 millones.

Desde la compañía aseguran que la división española se vio muy afectada tanto por “la retirada del mercado del medicamento Raptiva como por los retrasos en las aprobaciones en el lanzamiento de un nuevo producto contra el cáncer”. Aún así, desde Merck aseguraron que seguirán con su apuesta y con la inversión en nuestro país.

Optimismo para 2010

Con estos datos sobre la mesa, Kley reconoció que 2010 “seguirá siendo un año difícil”, aunque se mostró más optimista de cara a una recuperación, “debido al repunte que tuvo la compañía en el último trimestre del curso anterior”. El laboratorio prevé para este año un aumento del volumen de negocios de entre el 3 y el 7 por ciento y un beneficio operativo de entre el 20 y el 30 por ciento.