| jueves, 19 de diciembre de 2013 h |

No cabe duda que las relaciones y el clima de entendimiento entre el Ministerio de Sanidad y la profesión farmacéutica (representada en el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos) pasa por los mejores momentos de los últimos tiempos. Prueba de ello es el recién firmado Pacto con la Farmacia entre ambas instituciones. Y prueba de ello son los halagos y reconocimientos mutuos que se brindaron la ministra de Sanidad, Ana Mato, y la presidenta de los farmacéuticos nacionales, Carmen Peña, durante la ceremonia de entrega de los Premios Panorama y Medallas del CGCOF celebrada este 18 de diciembre en Madrid.

Durante sus intervenciones, el citado Pacto con la Farmacia fue aludido por ambas en no pocas ocasiones como ejemplo de esa colaboración en beneficio del SNS y del desarrollo profesional de la farmacia. Así, Peña manifestó que “Sanidad ha cerrado filas en torno a la farmacia (…); es de justicia agradecer a la ministra y su equipo el apoyo al farmacéutico, saben que tenemos mucho que aportar y han apostado por nuestra profesión al propiciar ese acuerdo marco de colaboración”. Si en los despachos ministeriales hubiese alguna duda, la presidenta del CGCOF quiso ‘tranquilizar’ a Mato al asegurar que “no se han confundido ustedes con esta apuesta social y sanitaria por un modelo farmacéutico y unos profesionales que trabajan en beneficio de toda la sociedad”. Incluso, recordó que ha escuchado decir en más de una ocasión a la máxima representante de la sanidad nacional que “lo que funciona no se toca”. Una opinión que debería asegurar el mantenimiento de un modelo farmacéutico “del que España está orgullosa”, expuso Peña.

Los agradecimientos también se produjeron a la inversa. Durante su discurso de clausura del acto, Mato corroboró que considera a los boticarios “imprescindibles y ejemplos de entrega y compromiso con el sistema sanitario púbico y privado” y, por ello, “seguiremos defendiendo el modelo de farmacia cercano y accesible”, aseguró. La ministra dio muestras de estar al tanto de las reivindicaciones actuales del sector, que las hay, al manifestar que “sé de vuestro interés en dotar de más capacidad a la atención farmacéutica y vuestra preocupación por las farmacias rurales”. Pero también hubo tiempo para las peticiones. En este sentido, Mato pidió al colectivo de farmacéuticos presentes en el acto “implicación en el reto de la e-salud desde la confianza que generáis en los ciudadanos”.

Reconocimiento a la farmacia castellana rural

Más allá de comprobar la predisposición del Ministerio de Sanidad y el CGCOF a seguir trabajando juntos en beneficio del sistema sanitario y los pacientes , el acto celebrado en Madrid sirvió para reconocer a aquellos profesionales que desde sus cargos y responsabilidades vienen contribuyendo desde hace años a tal fin. En este sentido, la farmacia castellana puede considerarse la gran triunfadora de la noche. Un triunfo que también es el de la farmacia rural, tan importante en esta zona.

Hasta cinco ex presidentes de colegios farmacéuticos castellanos fueron premiados con las Medallas del CGCOF (de un total de nueve galardonados). A saber: José Luis Blanco (ex presidente del COF de Soria), Eduardo Giménez (Albacete), Aurora González (Ávila), Gloria Carrasco (León) y Ana López-Casero (Ciudad Real). Además de estos profesionales, también fueron reconocidos los méritos profesionales del presidente de la Federación Internacional Farmacéutica (FIP), Michael Buchman, quien, desde su visión global de la profesión, animó a la farmacia nacional a “observar la originalidad del modelo farmacéutico anglosajón sin perder la esencia del modelo latino”. Completaron la terna de galardonados en este edición Sofia Fuentes del Rió (ex presidenta de la cooperativa farmacéutica Cecofar), Arturo Harrisson (catédratico de la Universidad de La Laguna y vocal de Alimentación del COF de Tenerife, entre otras resposnabilidades) y, a título póstumo, Eduard Soler (farmacéutico miembro de Farmamundi fallecido en 2013). Por otra parte, el fármaco Ipilimubab (Yervoy), de Bristol Myers Squibb, fue reconocido como Medicamento del Año por su aportación en el tratamiento de las formas avanzadas y metastásicas del melanoma maligno.

La gala organizada por el CGCOF se cerró con la confirmación de que “la Sanidad ha cerrado filas en torno a la Farmacia”, como recordó Peña, y la certeza de que los farmacéuticos forman “una red imprescindible” en el SNS, como repitió en varias ocasiones la ministra de Sanidad. Partiendo de estas premisas, el futuro no puede ser sino esperanzador.