| martes, 16 de octubre de 2012 h |

Más del 80 por ciento de los farmacéuticos catalanes aprueban el cierre patronal convocado por las oficinas de farmacias para el próximo 25 de octubre en protesta por los impagos del Gobierno de Cataluña, que todavía no ha abonado la factura correspondiente al mes de julio a estos establecimientos (que sumados a los de agosto suponen más de 180 millones de euros) y desconoce cuándo podrá hacerlo, a pesar de que anticipó la semana pasada que se haría no antes del 31 de octubre. Así, en una encuesta llevada a cabo entre los farmacéuticos a través de certificado digital y ante notario, los boticarios avalaron mayoritariamente el cierre. Así, el 82,8 por ciento de los farmacéuticos barceloneses; el 79,7 de los gerundenses; el 84,4 de los leridanos; y el 88,5 de los tarraconenses dieron su sí al paro.

Este paro fue anunciado el pasado lunes por el presidente del Consejo de Colegios de Farmacéuticos de Cataluña, Jordi de Dalmases, que tranquilizó a los ciudadanos al precisar que para ese día se establecerán servicios mínimos, por lo que nadie quedará desatendido. Sobre este particular, De Dalmases recordó la “asfixia” que sufren las farmacias catalanas, ya que a los impagos se suman retrasos en los cobros de hasta 80 días. Este cierre patronal, que se dará por primera vez en Cataluña, responde, según los farmacéuticos, a una “situación de urgencia”, ya que afirman que “estamos ante un momento extremo”, máxime cuando los farmacéuticos catalanes se han tenido que adaptar en pocos meses a la tasa del euro por receta y el copago, lo que ha comportado un trabajo y estrés extra que no les ha sido recompensado.

Por su parte, desde la Generalitat, su consejero de Sanidad, Boi Ruiz, anticipó que el pago de la factura pendiente a las farmacias no será posible hasta que no se reciba el segundo tramo del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), el próximo 31 de octubre, si bien trabajan en intentar avanzar la fecha. “Lamentamos profundamente que los farmacéuticos no puedan cobrar”, manifestó Ruiz. En este sentido, se habló de la posibilidad de realizar un adelanto en el pago el próximo el próximo 23 de octubre.

¿Qué harían entonces las farmacias? Según el presidente de los boticarios catalanes se replantearían el cierre, aunque no confía en que finalmente se abonen estos pagos: “Seguramente no llegarán antes de final de mes”. Pese a todo, para los farmacéuticos lo importante, más allá del pago, sería buscar una solución compartida para que esta situación no vuelva a repetirse.

Fefac

Por su parte, la patronal catalana de oficinas de farmacia, Fefac, manifestó su apoyo a la iniciativa planteada por el Consejo de Colegios de Farmacéuticos de Cataluña, aunque lamentó que no se produjese una reunión entre ambas instituciones para debatir sobre esta y otras posibles acciones, “entre las que hemos planteado la reclamación de los intereses derivados del retraso en el pago y el cobro del cien por cien del precio del medicamento a los asegurados del CatSalut”, tal y como se indicó en una carta al Consejo Catalán de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.