Ambos colectivos dicen que asegura una mejor prescripción y administración

Sin embargo, la Aemps no contó con médicos ni enfermeros para confeccionarla

| 2011-09-23T16:13:00+02:00 h |

F. r.

Madrid

El subdirector de Medicamentos de Uso Humano de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), César Hernández, reconoció a EG que el objetivo de la nueva guía era el de facilitar la vida a los ciudadanos, en general, y los profesionales sanitarios en particular. Y es justo así como han recibido el mensaje los gestores de nuestra salud, que han dado la bienvenida al nuevo documento de la agencia. Así, tanto médicos como enfermeros, implicados en el proceso de prescripción y administración de los tratamientos farmacológicos, entienden que con la publicación de esta guía han ganado todos los agentes de la cadena del medicamento, y no solamente la industria farmacéutica.

“El hecho de que se marquen directrices para intentar garantizar una correcta identificación de los medicamentos no sujetos a prescripción médica es una medida que consideramos que va a tener una buena acogida por el colectivo de médicos de atención primaria”, constató Nuria Fernández de Cano, vocal de la Junta Directiva Nacional de Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen).

Por su parte, Máximo González, presidente del Consejo General de Enfermería, reconoció que este documento supone un avance dirigido a garantizar la máxima seguridad de los pacientes y profesionales, en tanto que servirá para evitar cualquier error sobre las propiedades terapéuticas o sobre la naturaleza del propio medicamento. En esta misma línea, quiso resaltó cuáles serán, para él, las implicaciones directas que tendrá la guía para el colectivo de enfermeros. “Nosotros ganamos en seguridad jurídica”, concluyó.

Colaboración

A pesar de esta bienvenida, González quiso poner de manifiesto que la agencia no había contado con ellos para la confección de la guía. “A pesar de eso, estaremos encantados en colaborar en la actualización de la misma, aportando nuestra experiencia en el uso, administración y prescripción de medicamentos si Sanidad nos pide colaboración”, matizó. Una colaboración que, Fernández de Cano negó también que hubiese existido porque no solicitaron su punto de vista.

La guía publicada el pasado 1 agosto por la Aemps cuenta también con el beneplácito de los pacientes, en tanto que contribuirá a que estos se sientan más seguros a la hora de adquirir los medicamentos, en especial aquellos que no precisan receta. Alejandro Toledo, presidente de la Alianza General de Pacientes (AGP), se quejó, al igual que lo han hecho los profesionales sanitarios, de que la Aemps no había contado con esta agrupación para la elaboración de la guía, algo que ha suscitado un cierto recelo en la asociación. “Creemos que deberían tenernos en cuenta para todo aquello que afecte el paciente, y en este caso no nos han consultado”, denunció.

A este respecto, estimó que ahora solamente quedaba por saber si la agencia estatal contará con los pacientes para la actualización de la guía, como han reivindicado médicos y enfermeros. Pero, a pesar de ello, Toledo destacó la importancia del documento, ya que se trabaja para asegurar “que la denominación de un medicamento no va a inducirnos a error es importante desde el punto de vista del paciente”, afirmó.

Asimismo, reconoció que desde la AGP no habían detectado la necesidad de implementar una medida como esta, ya que no habían recibido quejas relativas a conflictos importantes debido a la confusión generada por el nombre de medicamentos.