e. m. c. Madrid | viernes, 09 de noviembre de 2012 h |

Siete comunidades avanzan ya en la tramitación de sus presupuestos regionales para 2013. Y la mayoría lo hacen con un punto común: la rebaja de las cuentas de Sanidad y el compromiso de que los recortes no pasen factura a la calidad de las prestaciones. Además, coinciden en que sus responsables políticos prefieren no mencionar una rebaja más que evidente, de ahí que el dato estrella en las presentaciones sea el peso de la Sanidad en el presupuesto regional.

A pesar de los recortes, el Ministerio de Hacienda ha lanzado un mensaje de tranquilidad en relación a la liquidez de las comunidades para 2013. El titular del departamento, Cristóbal Montoro, anunció que el Gobierno prorrogará en 2013 el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), y que la prioridad será pagar a proveedores y, en especial, al tercer sector, como la ayuda a la dependencia o a la discapacidad. Sin embargo, el cumplimiento de los objetivos de déficit es un requisito para acceder a este fondo, lo que implica que las comunidades lo tendrán difícil si siguen las desviaciones de gasto sobre el presupuesto sanitario.

Los números

Las consejeras de Sanidad de Andalucía y Murcia, María Jesús Montero y María Ángeles Palacios, ya presentaron el desglose del montante con el que contarán para 2013. Andalucía dispondrá de 10.085 millones de euros para Salud, un 44,7 por ciento del presupuesto regional. El Servicio Andaluz de Salud (SAS) gestionará 7.692,6 millones de euros, un 5,79 por ciento menos que este año. La partida de gasto farmacéutico cuenta con 1.642 millones de euros, lo que supone que uno de cada tres euros del programa de atención sanitaria se destinará a este ámbito. Según la consejería, el 99,74 por ciento del presupuesto del SAS está dedicado a la asistencia de los usuarios de la Sanidad pública andaluza.

En Murcia, Ángeles Palacios resalta que su departamento acaparará el 41 por ciento del presupuesto de la comunidad. La consejería de Sanidad dispondrá de 1.876 millones de euros para el año próximo. Las cuentas, sostiene la consejera, son “responsables” y están pensadas para “garantizar las políticas sociales”. De esta cantidad, 1.513,548 millones de euros irán a parar al Servicio Murciano de Salud.

El mismo argumento sirve para la presentación de la asignación para la sanidad extremeña, donde la secretaria general de la consejería, María Dolores Corchero, ha subrayado que las cuentas “defienden las políticas sociales con mayúsculas”. El presupuesto alcanzará los 1.638 millones de euros, un 11 por ciento menos que en 2012.

Por su parte, el gobierno balear dio el visto bueno a un presupuesto que rebaja más de un 3 por ciento el gasto en políticas sanitarias, al que destinarán unos 2.000 millones de euros. Asimismo, pese al recorte del 6,28 por ciento, el departamento de Salud navarro es uno de los que menor ajuste sufrirá en las cuentas regionales, con 857 millones. La salud también es prioridad en las cuentas aragonesas, ya esbozadas. Asistencia sanitaria, bienestar social, familia y salud pública sumarán 1.605 millones de euros, según adelantó el gobierno regional.

Cantabria aporta el contrapunto. Los presupuestos de “salud y lo social” se incrementan un 2,1 por ciento. La misma tónica que impera en el Servicio Cántabro de Salud, que contará con 749,465 millones, un 2,7 por ciento más.