| miércoles, 29 de mayo de 2013 h |

Los presidentes de los colegios oficiales de farmacéuticos de Cataluña, encabezados Jordi de Dalmases, entregaron a la presidenta del Parlamento de Cataluña, Núria de Gispert, cerca de 400.000 firmas de ciudadanos en las que se solicita que la Generalitat priorice en el pago de la deuda que mantiene con sus farmacias. Una situación que “preocupa y angustia” a un sector al que se le deben 301,5 millones de euros, correspondientes a los meses de noviembre (94,7 millones) y de diciembre (99,4 millones) de 2012, además de los 107,4 millones, de la factura de mayo, que debían cobrar el 5 de mayo y previsiblemente que cobrarán el último día de mes.

En este sentido, y tras reunirse con De Gispert, De Dalmases explicó que los farmacéuticos catalanes han pedido al Parlamento de Cataluña “una priorización en el pago de los fármacos ya dispensados a los ciudadanos, y le hemos pedido también que necesitamos saber cuáles van a ser los advenimientos futuros, porque no tenemos ninguna concreción”. Sobre este particular, recordó que aún les deben las facturas correspondientes a tres meses y no saben cuándo podrá restablecerse la normalidad en los pagos. “No sabemos si esto remitirá o si irá a peor, y por tanto la sensación que hay en las oficinas de farmacia en este momento es de desesperación y angustia”, precisó.

Tras comentar que la respuesta de De Gispert fue “muy receptiva, y de mucho interés para con la situación de las farmacias”, el presidente de los farmacéuticos catalanes informó de que en concepto de intereses los profesionales de farmacia han tenido que abonar unos diez millones de euros para hacer frente a retrasos de tres meses, un importe que reclamarán al Servicio Catalán de la Salud (CatSalut). Asimismo, precisó que desde el Consejo de Colegios de Farmacéuticos de Cataluña se ha dialogado con todos los partidos políticos y los europarlamentarios para tratar de encontrar una solución a este problema financiero.

Comisión Europea y Ministerio de Sanidad

A este respecto, De Dalmases manifestó que no sabía “qué tecla queda por tocar”, ya que han hecho consultas a la Comisión Europea respecto a la Ley de morosidad de las administraciones públicas y la directiva europea, y se han trasladado cuatro preguntas a la misma a través de partidos políticos. “Incluso hemos ido al Ministerio de Hacienda para trasladar la angustia y buscar soluciones”, aseguró. Igualmente, precisó que “las expectativas pasan por un Plan único de proveedores que se nos promete pero no acaba de llegar nunca”.