| miércoles, 24 de octubre de 2012 h |

El Consejo Catalán de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, después de haber mantenido hoy conversaciones con representantes de la Consejería de Salud catalana y de haber celebrado una reunión extraordinaria y de urgencia, ha anunciado que finalmente mantendrá el cierre patronal convocado para el 25 de octubre, a pesar de que desde el CatSalut se anunció que durante el día de hoy llegarían los 99 millones para hacer frente a la factura del mes de julio. La decisión adoptada se fundamenta en que los farmacéuticos catalanes consideran que a pesar de todo no existen todavía garantías suficientes de que los pagos todavía adeudados se realicen con normalidad y en base a un calendario acordado con el CatSalut.

A este respecto, el presidente de los farmacéuticos catalanes, Jordi De Dalmases, volvió a recordar “la asfixia” a la que se enfrentan algunas de las 3.100 farmacias catalanas, en las que desde el mes de junio se ha asumido una carga de trabajo adicional para poner en marcha el euro por receta y el aumento del copago farmacéutico, y culpó de los impagos al CatSalut y al Ministerio de Hacienda que, según él, utilizan al farmacéutico como “moneda de cambio político”. Asimismo, dudó de la intención real de hacer efectivo el pago de los 99 millones de euros prometidos. “Los farmacéuticos no hemos recibido la transferencia del pago. La tecnología actual permitiría hacerla en cuestión de segundos, de existir la decisión real de que el pago se produjera”, indicó, al tiempo que estimo excesivos los servicios mínimos marcados por la Generalitat, que harán 371 las farmacias deban permanecer abiertas.

Cabe destacar que el Gobierno de Cataluña paga a día de hoy con más de 85 días de retraso de media desde que las boticas dispensan un fármaco, después de que desde octubre del año pasado demorara los pagos en 30 días, una incidencia que se ha visto agravada porque no se pagó la factura que debía abonarse el 5 de octubre, pese a percibir 1.039 millones de euros del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). En este sentido, el pago a las oficinas de farmacia catalanas depende directamente de las transferencias del FLA y será así hasta finales de año, por lo que, a no ser que se vuelvan a producir adelantos excepcionales como sería el caso de este mes, la mecánica de funcionamiento del FLA prevé las liquidaciones el día 30 de cada mes.

Por este motivo, los farmacéuticos catalanes han exigido al Catsalut que en la próxima liquidación del FLA del mes de noviembre se incluyan dos facturas, las correspondientes a los medicamentos dispensados en el mes de agosto y de septiembre. “Con esta solución conseguiríamos recuperar cinco días respecto a los 30 días aplazados que sufrimos durante todo el año”, precisaron. Sin embargo, desde el CatSalut les comunicaron que esta opción no era posible.