Alberto Cornejo Madrid | jueves, 11 de octubre de 2012 h |

La Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria (Sefap) celebrará del 24 al 26 de octubre su XVII Congreso Nacional. Este evento llega en plena recta final de su Plan Estratégico 2010-2013, en el que la ampliación de la cartera de servicios y el reconocimiento oficial de la especialidad están marcados como objetivos prioritarios. Ana Gangoso, presidenta del comité científico organizador del congreso, analiza para EG la actualidad del colectivo.

Pregunta. ¿Qué objetivos se persiguen en esta edición?

Respuesta. Queremos centrarnos en analizar la cartera de servicios del farmacéutico de Atención Primaria y debatir con qué herramientas podemos mejorar y publicitar nuestras funciones. Uno de nuestros retos sigue siendo saber transmitir a las administraciones que este profesional está a su disposición para las consultas técnicas o la puesta en marcha de estrategias sobre el uso adecuado de los medicamentos.

P. ¿Es un problema de visibilidad o de falta de confianza?

R. El resto de equipos sanitarios de los centros de salud sí nos conocen y trabajamos de forma fluida con ellos. Sin embargo, para la población somos menos conocidos, aunque nuestra participación en iniciativas para la salud promovidas por ayuntamientos o asociaciones vecinales cada vez es más numerosa. Somos pocos farmacéuticos en el ámbito de la Atención Primaria, y eso supone una dificultad para hacernos visibles a la población.

P. La importancia de saber comunicar lo que se hace, ¿no?

R. Precisamente, diversas actividades de este congreso tienen por objetivo enseñar a nuestros compañeros cómo dar a conocer su labor, tanto dentro del centro de salud como de puertas hacia afuera. Para ello debemos apoyarnos en herramientas como las tecnologías de la información, la historia clínica, protocolos de actuación en farmacoterapia…

P. ¿Cómo es la coordinación con otros profesionales sanitarios fuera del centro de salud?

R. En muchos casos, el farmacéutico de Atención Primaria es el nexo de unión entre médicos y farmacéuticos comunitarios. Ocurre cuando hay protocolos de actuación entre las farmacias comunitarias y la Atención Primaria, o en situaciones de revisión de tratamientos. La relación varía en cada autonomía según sus normativas.

P. En 2011 se reclamó el reconocimiento de la especialidad de farmacéutico de Atención Primaria. ¿Qué pasos se han dado?

R. Llevamos una década trabajando en ello. Para ejercer como farmacéutico de Atención Primaria hay que disponer de una especialidad reglada. Hay modelos formativos autonómicos y eso no beneficia. Con el anterior equipo ministerial avanzamos en la opción de que si no es posible la creación de una especialidad al menos se desarrolle una troncalidad. Tenemos el apoyo de las consejerías autonómicas y estamos pendientes de reunirnos con el nuevo equipo ministerial.

P. Al menos, en los baremos de méritos para el acceso a farmacias sí se prima vuestra experiencia, ¿verdad?

R. La formación del farmacéutico de Atención Primaria es amplia. El 60 por ciento de nuestro colectivo también dispone de la especialidad en Farmacia Hospitalaria y es habitual trabajar con las gerencias en la Administración. Conocemos de cerca todo lo relacionado con el uso del medicamento, y debe ser valorado.