La compañía crea cinco unidades de negocio y un centro de excelencia en I+D

Reducirá los costes estructurales en mil millones de dólares y 5.500 trabajadores

| 2009-09-18T17:28:00+02:00 h |

Redacción

Indianápolis

Lilly ha dado a conocer su proyecto de reestructuración para hacer más eficiente la gestión de la compañía y ofrecer más valor a los consumidores al acelerar y abaratar el desarrollo de los medicamentos. Los cambios, anunciados por John C. Lechleiter, presidente y CEO de la compañía, afectarán a diferentes ámbitos de la farmacéutica y entrarán en vigor a partir del próximo enero.

En primer lugar, la compañía americana pondrá en marcha el Centro de Desarrollo de Excelencia, un organismo que coordinará todas las labores de I+D de la compañía, con el objetivo de adelantar y hacer más eficiente la puesta en el mercado de los nuevos medicamentos. Por otro lado, Lilly adoptará una estructura basada en cinco unidades de negocio: oncología, diabetes, mercados establecidos, mercados emergentes y Elanco salud animal.

Además, racionalizará la estructura organizativa y alineará las funciones corporativa, general y administrativa para ejercer de soporte del negocio que focalizará hacia una calidad mejorada, servicio al cliente y reducción de costes. Asimismo, Lilly anunció que reducirá los costes de su estructura en una cuantía estimada en mil millones de dólares (unos 680 millones de euros). Un ahorro que repercutirá en la composición de su plantilla, que experimentará una reducción de 5.500 puestos de trabajo, con lo quedará formada por 35.000 trabajadores.

Todos estos cambios servirán para preparar a la compañía para los retos a los que se enfrentará en 2011. Según el presidente de Lilly, la industria farmacéutica tiene que hacer frente, entre otras cosas, a la escasa velocidad de innovación, el incremento de costes, la competencia de los genéricos, las demandas de los consumidores y la reforma sanitaria de Estados Unidos. Unos retos que reducirán el ritmo de crecimiento de las compañías así como sus beneficios. Pero además, su compañía tiene unos desafíos adicionales, como la expiración de las patentes para productos clave a partir de 2011, que hacen imprescindible actuar.

Momento crucial

Sobre este aspecto, Lechleiter explicó que Lilly se encontraba en un momento “crucial”, con las mayores oportunidades de futuro que haya tenido nunca, al poseer el mayor pipeline en etapas tempranas e intermedias que la compañía ha tenido en su historia. Además, según él, la necesidad de medicamentos innovadores para el tratamiento de enfermedades mortales o para mejorar las opciones terapéuticas inadecuadas en muchos trastornos, son también las mayores de la historia. Por ese motivo, la compañía trabajará para poner sus productos a disposición de los pacientes “más eficientemente” y proporcionar así un “valor demostrable”.

Lilly también dio a conocer los nombres de las personas que liderarán cada una de las grandes unidades. Entre ellos destaca el nombre de John H. Johnson, actual CEO de Genentech, que liderará la nueva división de oncología de Lilly. Por su parte, Enrique A. Conterno, actual presidente de Lilly en Estados Unidos, se hará cargo de la unidad de diabetes, mientras Bryce D. Carmine, actual vicepresidente global de marketing y ventas, estará al frente de la unidad de mercados establecidos.