FRANCISCO ROSA Madrid | viernes, 17 de enero de 2014 h |

Por todos es sabido que el Ministerio de Sanidad está trabajando en una nueva regulación sobre precio y financiación, con la que se perseguirá la máxima eficiencia en el reembolso de los medicamentos. Entre los criterios que se van a emplear está el resultado de los análisis de coste-efectividad, el impacto presupuestario, el grado de innovación y la aportación al PIB.

Con respecto a esta última variable, el subdirector general de Calidad de los Medicamentos y los Productos Sanitarios, Carlos Lens, hizo hincapié en su importancia para salvaguardar el tejido industrial. “Si no protegemos a lo que se produce dentro de nuestras fronteras nos encontraremos con un problema. El peso de la industria farmacéutica en España se está reduciendo y es preciso tener muy en cuenta estos aspectos”, señaló Lens.

Este también aprovechó su intervención en la jornada de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) para reivindicar el papel que deberían jugar los farmacéuticos de hospital en la evaluación de medicamentos, el cual está por definir. Como lo está, por cierto, el propio decreto, del que “ya existe un borrador”, aunque lo máximo que se espera para 2014 es un anteproyecto, dada la prioridad de la regulación sobre los precios de referencia.