| viernes, 25 de abril de 2014 h |

El subdirector general de Calidad de los Medicamentos y los Productos Sanitarios, Carlos Lens, aprovechó su intervención en un acto organizado por la Real Academia Nacional de Farmacia sobre nuevos fármacos innovadores y nuevos mecanismos de acción para alabar la labor que viene desarrollando PharmaMar, la filial del Grupo Zeltia, cuyos principales responsables estuvieron presentes en el acto y agradecieron las palabras del representante de Sanidad.

“Cuando una compañía nos viene con una nueva opción para un grupo reducido de pacientes adoptamos con gusto una decisión positiva, porque los recursos públicos están para eso. Si esa compañía lo que nos presenta es un first in class, pues genera en nosotros cierta simpatía. Pero si además hablamos de una empresa como PharmaMar, de capital español y que apuesta por España, pues no podemos hacer otra cosa que aplaudir y poner todas las facilidades para que los pacientes puedan acceder a ese fármaco”, reconoció Lens.

En este sentido, el subdirector general contrapuso la labor que viene desempeñando el laboratorio que preside José María Fernández Sousa-Faro con la de “aquellas multinacionales que solo tienen en España su actividad comercial y que, pese a ello, tributan en países con una fiscalización más favorable, contraviniendo la legislación establecida a este respecto”, denunció. Y advirtió: “Algunas de esas compañías vienen pidiendo precios elevados por sus productos, y ante la negativa nos piden que congelemos el expediente para no influir en otros países. Este juego se va a acabar”.

Además de eso, volvió a reprochar la actitud de los laboratorios que mantienen altas pretensiones económicas incluso cuando lo que lanzan al mercado es un me too. “Si queremos mejorar los resultados en salud entre todos, tendremos que correr algunos riesgos. En los últimos diez años, pese a las reticencias iniciales, se demostró que los esfuerzos no han sido en vano”, concluyó.

Fernández Sousa-Faro dio la razón a Lens cuando anunció los avances de Taiho para solicitar la aprobación de Yondelis en Japón, un ejemplo más de que la apuesta por mecanismos de acción innovadores ofrece perspectivas de éxito para las empresas.