F. r. Madrid | viernes, 22 de noviembre de 2013 h |

Según los resultados de un análisis de IMS Heath España, las ventas de productos sin receta han repuntado ligeramente en valores (0,8 por ciento) en septiembre de 2013 con respecto al mismo mes del año anterior. En total, la facturación producida por este segmento alcanzó los 4.416 millones de euros, frente a los 4.379 millones que se contabilizaron en el mismo mes de 2012. De esta forma, parece revertirse el comportamiento bajista que las ventas de OTC mantuvieron entre 2011 y 2012, cuando se produjo una caída del 4,6 por ciento.

En cambio, en unidades la evolución ha vuelto a ser negativa, aunque dicha caída ha sido menos pronunciada que la que tuvo lugar entre septiembre de 2011 y 2012. Concretamente, a cierre del noveno mes del presente año se habían vendido 501 millones de unidades de medicamentos sin receta, lo que supone una disminución del 3,6 por ciento con respecto al mismo mes del ejercicio anterior, en el que se vendieron unos 520 millones. Este dato confirma la tendencia que se había marcado entre septiembre de 2011 y el mismo mes de 2012, periodo en el que se produjo un retroceso del 7 por ciento.

En todo caso, lo que se ha percibido en estos últimos tres años es una cierta estabilidad en el peso que tienen los productos sin receta en las ventas y la facturación de las oficinas de farmacia. Así, según los datos de IMS Health, las proporciones se han mantenido fijas en torno al 66 por ciento para los productos con receta, y el 33 por ciento para los sin receta en unidades. En cambio, en valores la brecha es aún mayor, y se acerca al 75 por ciento para los productos sujetos a prescripción, frente al 25 por ciento de la facturación que ha sido generada por los OTC.

A este respecto, el director general de la consultora en España, Gabriel Morelli, quiso lanzar una recomendación a las boticas, de modo que estas puedan mejorar la rentabilidad en un entorno marcado por los impagos que les es del todo hostil. “Deberían tender al 50-50, e incorporar más productos sin receta, que son los que ofrecen un margen mayor para las farmacias”, señaló.