j. nieto Madrid | viernes, 22 de mayo de 2015 h |

Bajo el patrocinio de Almirall, el economista experto en IRPF y fiscalidad en la empresa familiar y socio coordinador general de Aspime, Juan Antonio Sánchez, presentó en el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid el informe de esta asesoría especializada en oficinas de farmacia, el XVI Informe Aspime. Una fotografía del sector, en base a los últimos datos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) de 2013 de 800 oficinas de farmacia de Cataluña, Madrid, Valencia, Baleares Castilla-La Mancha y Andalucía, que, según precisó Sánchez, arroja datos “mínimamente esperanzadores” respecto a los datos de informes anteriores. “Hay una incipiente recuperación, aunque las farmacias más pequeñas siguen en caída libre y presentan una esperanza de viabilidad económica muy complicada”, precisó.

Sobre este particular, los datos del informe Aspime son concluyentes, al indicar que en las farmacias con una facturación de hasta 300.000 euros anuales el margen neto antes de IRPF se sitúa en un 6,08 por ciento. “Siguen manteniendo una caída de resultados difícil controlar”, manifestó Sánchez. Unos resultados que le llevan a reclamar la intervención de las autoridades para poder ‘salvar’ una serie de farmacias, que por ejemplo en la Comunidad de Madrid representan el 17 por ciento del total, que son una pieza importante dentro del modelo sanitario y asistencial de la farmacia española.

¿Qué pasa con el resto de las farmacias? Tal y como refleja el XVI Informe Aspime, se ha roto la tendencia negativa de años anteriores y han mejorado sus datos. Así, por ejemplo, las boticas con facturación entre 600.000 y 900.000 euros anuales fueron las que “mayor recuperación de margen neto antes de IRPF mostraron, un 8,41 por ciento”. En el resto de grupos analizados sucedió lo mismo: las farmacias con una facturación anual de entre 900.000 y 1.200.000 euros (6,91 por ciento); las de entre 1.200.000 y 2.000.000 (un 6,94 por ciento); y las de más de dos millones (un 6,03 por ciento).

Venta libre y RDL

Por otro lado, el XVI Informe Aspime muestra la importancia que tiene la venta libre para la sostenibilidad de la farmacia, algo que Sánchez calificó como “la tabla de salvación del sector”. Respecto a este punto, se vuelve a mostrar dos tendencias: la seguida por las farmacias con una facturación de hasta 300.000 euros de facturación (un porcentaje del 70-30 a favor de ventas con cargo al SNS); y las del resto.

Así, en el caso de las farmacias de entre 300.000 y 600.000 euros este porcentaje se situó en un 57-43; en las de entre 900.000 y 1.200.000 euros (57,2-42,8 por ciento); las de entre 1.200.000 y 2.000.000 (57,1-42,9 por ciento); y las de más de dos millones (un 58,9-41,1 por ciento). “Esta tendencia, la del crecimiento de venta libre, es muy positiva”, aseguró Sánchez. Eso sí, tal y como precisó, “no hay que obsesionarse con las ventas sino con la gestión, fijarse más en los gastos”.

De otro modo, el informe también refleja los ‘daños’ que los diferentes reales decretos-ley de escalas de deducciones aprobados por el Gobierno hacen a las farmacias. En este sentido, el XVI Informe Aspime muestra que en las farmacias de hasta 300.000 euros de financiación suponen 5.900 euros anuales (”otro palo en la rueda de farmacias”), en las de entre 300.000 y 600.000 euros 9.000 euros; en las de entre 600.000 y 900.000 euros 17.000; en las de 900.000 y 1.200.000 euros 39.000 euros; en las de1.200.000 y 2.000.000 euros 65.000 euros; y en las de más de dos millones de euros 190.000 euros.