FRANCISCO ROSA Madrid | viernes, 14 de febrero de 2014 h |

“Sorprendente”, “sesgada”… Estos han sido los calificativos que han usado los representantes jurídicos de una de las compañías afectadas para valorar la resolución del Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TACRC) con respecto a los recursos presentados contra el acuerdo marco para la compra centralizada de productos sanitarios.

La sensación es de incredulidad, ya que los recurrentes consultados entienden que el argumentario presentado era suficientemente consistente como para dar lugar a un nuevo desistimiento y la consiguiente redacción de nuevos pliegos. De ahí que incluso muestren algunas dudas sobre la independencia con la que esta vez ha obrado el tribunal.

Por este motivo, las compañías consultadas están explorando la última alternativa que les queda, que es la de presentar un recurso ante la sala de lo contencioso-administrativo de la Audiencia Nacional. Para ello, disponen de dos meses desde la notificación de la resolución, como informaba el propio tribunal en la resolución emitida el pasado día 5 de febrero. “Estamos valorando muy seriamente la vía del contencioso, porque no queremos vernos en una situación como esta en el futuro. No sabemos si ganaremos o no, pero pensamos que a otro nivel podría haber más independencia”, indican, en declaraciones a EG.

Pese a ello, la máxima aspiración de las compañías, al recurrir por esta vía, sería la obtención de una indemnización por daños y perjuicios, ya que, contra lo ocurrido con el TACRC, este tribunal no tiene la potestad de instar a la suspensión cautelar del procedimiento.

A favor de la compra centralizada

Dicho esto, las fuentes consultadas han querido poner de manifiesto que en ningún momento su intención pasa por obstaculizar la compra centralizada, pero sí que piden que los procedimientos que se pongan en marcha en este sentido se ajusten perfectamente al principio de legalidad.

Muestra de ello, dicen, es que “pese a que los que necesitan estos productos, que son pacientes y profesionales, han pedido mayor variabilidad, las compañías han decidido participar aunque el Ingesa ha optado por la fórmula del adjudicatario único, que va a dar lugar a un sistema de carácter monopolístico”.

A pesar de las consecuencias que esto pueda tener, esta era una condición que ya había sido aceptada por parte de los suministradores, que han centrado sus quejas en otras cuestiones que no han sido aceptadas por el TACRC. Entre los argumentos que ofrece el tribunal, destacan el hecho de que no considere el acuerdo marco como un contrato de suministro o que justifique la elección de unos rangos que benefician a un adjudicatario. “Hay algunas cuestiones técnicas en las que el tribunal ha optado por salirse por la tangente”, apostillan.

Una de las cuestiones más controvertidas de la resolución del TACRC es la interpretación que realiza sobre la supuesta ilegalidad de la cláusula del pliego que obliga a que las tiras reactivas trabajen sin condensación entre el 5 y 90 por ciento de humedad. Según reclamaban algunos recurrentes, esa claúsula vulnera el principio de libre concurrencia puesto que “solo un producto comercializado por una empresa cumple con este requisito”.

El informe presentado por el Ingesa y aceptado como argumento por el TACRC dice que “el citado rango se establece entre el 5 por ciento y el 90 por ciento de humedad, por tanto, cualquier empresa que presente valores entre uno y otro cumple dicha característica técnica”. Además el Ingesa hizo referencia a que en un concurso anterior, celebrado en Madrid, ya se utilizaron estos rangos. Según expertos consultados, esta interpretación “no tiene ningún sentido”. Sobre este particular, estas fuentes indican que es “algo similar a que si las especificaciones establecieran que la temperatura de funcionamiento debe ser entre 5º y 45º y se admitiera un artículo que solo puede funcionar a 30º”. Del mismo modo, si se exige una lectura de glucosa de 20 mg/ml a 500 mg/ml no se puede aceptar un equipo que solo lea de 100mg/ml a 300mg/ml. Si se exige un rango mínimo de funcionamiento se debe cumplir “con los extremos y todo el rango continuo, no solo con un tramo inferior”.