Premios BiC
Santiago de Quiroga
Presidente Editor de EG
| viernes, 20 de mayo de 2016 h |

No se trata sólo de publicar las transferencias de valor (eufemismo muy necesario) ya que a finales de Junio de este año las compañías informarán de las mismas, tanto de manera agregada como identificando el receptor, un profesional sanitario. La transparencia cambiará el modelo de colaboración (si no lo ha transformado ya) de la industria con los médicos prescriptores, farmacéuticos y enfermeros. Un asunto crucial se decidirá el 26 de mayo en el seno de Farmaindustria: se aprobará la fecha en la que las compañías asociadas no realizarán ninguna transferencia de valor si no se identifica al médico receptor, por lo que éste deberá aceptar su consentimiento.

Con toda probabilidad, la decisión de la transparencia total será aprobada, y comenzará el 1 de enero de 2017, pero no será pública dicha información hasta enero de 2018. Se trata de una nueva etapa que se impondrá sin periodo de reflexión que implique a las sociedades científicas y a las compañías, ya que la celeridad de un cambio impulsado desde el exterior ha sido el conductor de todo este proceso. Hay que reconocer el tremendo esfuerzo que médicos e industria van a desarrollar en favor de la transparencia, aunque en el camino haya que explicar muy bien la razón para hablar de transferencias de valor, y así aclarar que hay pagos que no son retribución profesional, como una inscripción a un congreso, y que sería un error considerarlo una retribución, la cual debería tener la correspondiente retención fiscal. Con el precedente de las respuestas de Hacienda, deberían todos asegurarse de que no pasará lo mismo que con la hepatitis C: afirmaron primero que no computaría para el déficit para recientemente negarlo; Hacienda es así de impredecible. La formación de los médicos es algo muy serio como para complicar su asistencia a congresos o cursos, aspectos que están financiados por la industria farmacéutica. Las Sociedades Científicas tienen una dependencia de la industria farmacéutica, pero cuestionar su independencia por este hecho es ignorar la labor que desarrollan. Además, las sociedades científicas avanzan en el desarrollo de códigos éticos y de conducta, y que son una adaptación al cambio de modelo en el que se encuentra el sector. Por ello, se hace imprescindible diferenciar los pagos por honorarios retribuídos (una conferencia profesional) de las inversiones en formación una (inscripción o viaje a un congreso). Y es necesario hacerlo porque el sector y los médicos deben salir del nicho de sospecha en el que sectores ajenos a la sanidad querrán situarles.

Conseguir que la transparencia se muestre como un valor es el primer reto del sector en su conjunto. El riesgo a que agentes externos quieran utilizarlo como una manera de fiscalizar a los médicos podría empañar la realidad ética. Pero también es necesario mostrar una proporcionalidad en las retribuciones, alejando las sombras de dudas que puedan aparecer. En este punto, la gestión de la transparencia es primordial, aspecto que debe recaer en las sociedades científicas, ofreciendo todas las garantías y procesos adecuados. La transparencia va a mostrar aspectos que no toda la sociedad comprenderá, y conviene anticiparse.

Entra en la página de Santiago de Quiroga en ElGlobal.net

También puedes seguir a Santiago de Quiroga en twitter: @SantideQuiroga

No habrá opción a escoger: el perceptor de fondos de la industria deberá identificarse o no los recibirá.

La transparencia debe destacar el círculo virtuoso que constituye la base del avance en la innovación en el mundo: la relación entre los médicos y farmacéuticos que investigan y la industria.

Los socialistas españoles encabezan una propuesta en el parlamento europeo para que la industria explique con detalle el precio de los nuevos medicamentos.

La SEFAC declara la guerra a la salida de los medicamentos DH de la Farmacia.

España intenta correr con la serialización antifalsificación de medicamentos, pero se haya en el furgón de cola.

¿Por qué votan pocos farmacéuticos en las elecciones colegiales?

Conseguir que la transparen-cia se muestre como
un valor
es el primer reto del sector