Las autonomías coinciden en la importancia de incluir los OTC en la e-receta

Un estudio de la Pompeu Fabra estima en 1.200 millones el ahorro por los switch

| 2011-09-23T16:17:00+02:00 h |

Jose M. López

Madrid

Los cambios de estatus (switch) que se puedan efectuar en la prestación farmacéutica para que un medicamento que necesita prescripción pase a ser publicitario requiere de un proceso de educación al paciente. En este aspecto coincidieron los tres directores generales de farmacia de Castilla y León, Nieves Martín Sobrino, País Vasco, Paloma Acevedo y Comunidad Valenciana, José E. Clérigues, en el transcurso de la mesa “El valor económico y social del autocuidado” celebrada a principios de septiembre en el curso de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, “Autocuidado de la Salud: derecho y deber del ciudadano”, organizado por el Instituto de Formación Cofares y la Asociación para el Autocuidado de la Salud (Anefp).

En la mesa de debate los representantes autonómicos analizados los resultados del estudio elaborado por Gabriel Ferragut, de la Universidad Pompeu Fabra, según el cual, mediante el cambio de estatus de financiación del cinco por ciento de los medicamentos, que se utilizan para síntomas menores, sería posible ahorrar para el sistema 1.200 millones de euros aproximadamente en horas de trabajo de los profesionales, además de en gasto en farmacia.

Martín Sobrino explicó que para hacer un switch, una clave muy importante es la educación a la población, que se debe hacer de “manera planificada, coordinada y progresiva”. Según ella, es necesario “establecer objetivos intermedios” que haya que alcanzar y que se puedan medir en población general y en grupos poblaciones determinados. Unas precauciones, necesarias para que “no se causen más problemas”, explica.

En cualquier caso, según la directora técnico de Farmacia de Castilla y León, antes de dar el paso de un cambio de estatus amplio como se propone en el estudio, habría que estudiar las implicaciones que tiene sobre el impacto presupuestario, asistencial, político y social de la medida.

Por su parte, Clérigues pidió mayor concreción en el estudio para conocer “qué productos se propone reclasificar” y propuso que el modelo debería “distinguir la medición del impacto y la eficiencia social”. No obstante, el representante de la Comunidad Valenciana, estimó que el impulso a la atención farmacéutica “podría sustituir a visitas de Atención Primaria” y reclamó que se pudiera integrar toda esa información en la historia clínica digital del paciente.

Por su parte, Acevedo, pidió avanzar en el cambio del modelo paternalista existente hacia uno que de autonomía al paciente. Y es que gracias a las tecnologías de la información, es posible “replantearse algunos aspectos del autocuidado, en especial en el ámbito de información al paciente”. Acevedo, por último, se mostró convencida de la necesidad de incorporar la información sobre los OTC a la e-receta.

Los profesionales sanitarios tienen una formación deficiente en técnicas del autocuidado, por lo que es muy difícil que pueda transmitírselas a los pacientes. Así lo explicó Julio Zarco, presidente de Semergen, en su intervención en el curso de verano sobre “Autocuidado de la Salud: derecho y deber del ciudadano”.

Pero lo peor, según Zarco, es que en los últimos años no se ha avanzado. El presidente de Semergen explicó que los resultados de dos estudios publicados en los años ochenta y noventa, según los cuales, el 90 por ciento de las facultades no cuenta con programas de formación en autocuidado, o que esta disciplina no ocupa más del dos por ciento del tiempo de formación de los residentes, son realidades aún a día de hoy.

Por ese motivo, Zarco reclamó un incremento en la formación de los profesionales, la reorientación del modelo sanitario para que pase a gravitar entorno a la atención primaria y al manejo del paciente crónico, así como facilitar el acceso a los pacientes a herramientas de información a través de la web para ayudarles en materia de autocuidado y supervisión. Y es que Zarco afirmó que es necesario que haya más “pacientes informados y que puedan tomar decisiones en el ámbito del autocuidado”.