alberto cornejo Madrid | viernes, 03 de enero de 2014 h |

Entre los últimos días de 2013 y los primeros de 2014, las boticas de Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares recibieron nuevos abonos parciales de las deudas que mantienen abiertas sus administraciones regionales por impagos de facturas. Sin duda, una buena noticia con la que despedieron o estrenaron el año, pero todavía insuficiente para acabar con este lacra que ya les perseguía a comienzos de 2013. Y es que, doce meses después poco o nada ha cambiado al respecto, al menos en lo que a cifras puras se refiere. Una vez más, las Comunidades Autónomas (CC.AA) estrenan año arrastrando deudas con sus boticas generadas en el ejercicio pasado.

La farmacia catalana revivió el pasado 31 de diciembre su particular déjà vu. Ese día recibía del Catsalut un total de 107 millones de euros correspondientes a las recetas dispensadas en septiembre, mientras que el abono del resto de facturas impagadas de 2013 (octubre y noviembre, con una cuantía superior a los 200 millones de euros) se posponen para el nuevo ejercicio. La situación con la que entran en 2014 es así idéntica con la que empezaron 2013, cuando su administración les debía estas mismas mensualidades (octubre y noviembre) y había finalizado 2012 abonando, precisamente, las recetas de septiembre.

Ni la recepción periódica de partidas del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) o su inclusión en el plan de pago a proveedores ha servido en Cataluña para acabar con los impagos en estos últimos doce meses. Incluso ni para aminorarlos. Tampoco en Comunidad Valenciana han acabado con el problema, si bien aquí les queda el consuelo de ser ahora menor. Con el pago el pasado 2 de enero de 103 millones correspondientes a las recetas dispensadas en octubre, sus boticas ven como la administración ‘solo’ arrastra a 2014 la factura del mes de noviembre. Hace justo un año, la consejería de Sanidad que dirige Manuel Llombart les debía todas las mensualidades íntegras desde agosto de 2012 (aproximadamente 350 millones de euros en total). Ahora, la cifra se situa en torno a los 100 millones de euros.

La noticia más positiva en el cambio de año la aportan las farmacias de Baleares, si bien tampoco puede hablarse de deuda completamente desterrada. El pasado 31 de diciembre recibían, también vía FLA y de una sola tacada, un total de 35 millones de euros con los que se saldaba el 52 por ciento restante de la factura de septiembre, el 94 por ciento de octubre y el 73 por ciento de noviembre. Así, ya solo queda reconocida como deuda el 21 por ciento de noviembre (3 millones de euros), la misma mensualidad que el Gobierno debía íntegra (14 millones) a comienzos de 2013.

Canarias destierra el problema

En conjunto, las comunidades autónomas han arrastrado a este 2014 algo más de 300 millones de euros que ya deberían haber abonado a sus farmacias, mientras que la cifra total de estas deudas acumuladas en el mismo mes de 2013 superaba los 500 millones de euros (ver mapa).

En la reducción de esta cantidad global han contribuido regiones como Canarias, que sí puede presumir de haber desterrado este problema a lo largo de los últimos doce meses. Y es que, mientras que hace justo un año su consejería de Sanidad regional debía a las farmacias dos mensualidades (octubre y noviembre), este 2014 ha arrancado sin ninguna receta facturada sin pagar.