alberto cornejo Guadalajara | viernes, 23 de noviembre de 2012 h |

La dimisión de Olga María Domínguez como presidenta del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Guadalajara animó a Ignacio Romeo a dar el salto desde la secretaría colegial. Un salto para el que no encontró oposición alguna en los comicios. Aunque los estatutos le impiden tomar posesión antes de 2013, Romeo ya piensa como presidente.

Pregunta. ¿Qué le animó a afrontar este reto?

Respuesta. Tras la dimisión de Domínguez, alguien debía dar un paso adelante. Yo me encontraba bastante cómodo porque llevo muchos años implicado en el día a día de la farmacia alcarreña y me pregunté: “¿Por qué no intentarlo?”.

P. Al menos accede al cargo sin tener sobre la mesa un problema como los impagos.

R. Es cierto, pero con matices. Castilla-La Mancha es una de las pocas regiones en las que, a día de hoy, se están respetando los pagos en este ejercicio. Pero no conviene olvidar que los farmacéuticos manchegos venimos de sufrir seis meses de retraso en 2011, lo cual propició que muchos compañeros se acogieran a préstamos bancarios, a cuyos intereses aún siguen haciendo frente.

P. ¿No se esperan problemas para lo que queda de 2012?

R. Esperamos que no los haya, puesto que el descenso del gasto farmacéutico que ha confirmado la propia consejería de Salud manchega debería permitir que el presupuesto aprobado para esta partida sea suficiente.

P. Las boticas nacionales sufren graves problemas de rentabilidad. Por su carácter rural, ¿la farmacia alcarreña es el mejor ejemplo?

R. Así es, aunque las últimas medidas afectan por igual a cualquier tipo de establecimiento, también a las grandes farmacias existentes en la provincia. El tópico de que el farmacéutico es un profesional saneado y adinerado es aún más falso en Guadalajara.

P. ¿Disponen de datos sobre la caída de facturación de las farmacias de Guadalajara?

R. Es semejante a la media nacional: un descenso en torno al 20 al 30 por ciento.

P. Al menos en Castilla-La Mancha están avanzadas las ayudas a boticas con viabilidad económica comprometida (VEC), ¿verdad?

R. Hemos sido pioneros en solicitarlas y que se nos concedan. Aunque son positivas y con ellas se reconoce que hay farmacias en peligro, no dejan de ser ayudas testimoniales. Para alcanzar el tope, 830 euros mensuales, una farmacia tiene que justificar una facturación cero. Y para aquella farmacia que tenga facturación cero, su mejor solución sería el cierre.

P. Más actualidad regional: el sistema de guardias. ¿Contentos con su próxima modificación?

R. Llevamos años solicitando que este sistema se adapte a la realidad actual. No es lógico que haya compañeros que ejerzan en núcleos muy deshabitados y realicen entre 180 y 365 guardias al año. Además de un problema de viabilidad, impide a estos compañeros llevar una vida personal coherente.

P. Guadalajara limita con Madrid. ¿Temen posibles desplazamientos de pacientes cuando entre en vigor el euro por receta?

R. La picardía existe y existirá siempre, sobre todo cuando las normas autonómicas generan disparidad. Esperemos que se articulen los mecanismos necesarios para evitar estas situaciones.