Juan Pablo Ramírez Madrid | lunes, 03 de marzo de 2014 h |

La Comunidad Valenciana reactiva los algoritmos de decisión terapéutica. Después de adaptar esta estrategia de ahorro a los acuerdos alcanzados con el Gobierno central el pasado noviembre, la consejería que dirige Manuel Llombart ultima las directrices para la utilización médica de antidepresivos, antipsicóticos y pregabalina. Los borradores ya han sido remitidos a la industria farmacéutica, a las sociedades científicas y a las Comisiones de Uso Racional del Medicamento de cada Departamento de Salud para que efectúen alegaciones, un periodo que ha resultado “muy breve”, según ha explicado Carmina Díaz, ex presidenta de la Sociedad Valenciana de Neurología (SVN) y que ha participado en las reuniones del comité de posicionamiento terapéutico (Capote) en el apartado de sistema nervioso central. Entre las alegaciones presentadas, diferentes actores han insistido además en que se debe facilitar al médico la tarea de la prescripción.

Una vez corregido el Decreto-ley 2/2013 de Actuaciones Urgentes en Prestación Farmacéutica, la consejería ha puesto en marcha las medidas exigidas por el Ministerio de Sanidad: mejoras de la herramienta en los algoritmos ya implantados —artrosis , dislipemia y patología digestiva—; incluir en las consultas y alegaciones a las comisiones de uso racional del medicamento de los departamentos para nuevos procesos, y pilotaje en un centro de salud de cada departamento antes de su implantación.

Los facultativos de los hospitales aún no han recibido la información. La decisiones adoptadas no llegarán a los profesionales hasta que no se hayan consensuado las alegaciones. Sin embargo, el sistema de prescripción aún genera dudas. La SVN ya ha propuesto una serie de cambios en los primeros borradores. “Espero que el resultado final se ajuste al que deseamos los neurólogos para garantizar una prescripción ajustada a la evidencia científica y a las necesidades de los usuarios del sistema sanitario”, ha expresado Díaz.

Ficha técnica

La especialista en Neurología admite que durante las reuniones se han producido discrepancias “entre las indicaciones de ficha técnica de los fármacos y el uso reconocido en las guías de práctica clínica”, que es el que siguen “la mayoría de los neurólogos”. En concreto, Díaz destaca el “el uso de quetiapina en los síntomas conductuales en demencia”. La SVN ha preparado ya un documento “en el que se incorpora dicha indicación a través de visado” y que se encuentra pendiente de trámite.

Aunque no ha participado en su elaboración la Sociedad Valenciana de Medicina Familiar y Comunitaria (Svmfyc) ha mostrado su malestar tras conocer los nuevos algoritmos. Svmfyc abandonó el Capote en noviembre “por la falta de medidas que completasen e hiciesen coherentes las iniciativas de racionalización de la prescripción farmacéutica”. En un comunicado reciente, la sociedad lamentó que la consejería siga “insistiendo en una iniciativa mal llevada a la práctica, que no ha conseguido, por aislada, reducir el gasto farmacéutico global y sí molestar y desanimar apreciablemente a los médicos de familia”.

Este periódico ha tratado también de ponerse en contacto en diferentes ocasiones con la Sociedad de Psiquiatría de la Comunidad Valenciana, que contaba con dos miembros en el Capote, sin que haya recibido respuesta alguna.

Las alegaciones de la industria farmacéutica inciden también en la libertad de prescripción del médico. La patronal Farmaindustria argumenta en el texto remitido a la consejería que los algoritmos deben tener un carácter orientativo, “de forma que faciliten y no dificulten la actuación del profesional”.

Ministerio y CC.AA.

La asociación empresarial añade en su escrito que “en ningún caso deben establecer restricciones o reservas singulares a la prescripción”, porque, según añade en su escrito, “es competencia única y exclusiva del Ministerio de Sanidad”. Las alegaciones de Farmaindustria se limitan hasta el momento al algoritmo de antipsicóticos. Según han manifestado fuentes de la patronal, aún no han recibido la información referente a la utilización de antidepresivos y de pregabalina.

La industria también hace referencia al posicionamiento terapéutico, dado que el algoritmo de antipsicóticos incluye un capítulo dedicado a esta cuestión. A este respecto, la patronal que preside Elvira Sanz insiste en que “la posición de un medicamento en la prestación farmacéutica y su comparación con otras alternativas terapéuticas, tendrán una base científico técnica común para todo el SNS y se realizarán en el marco de los informes de posicionamiento de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios”.

El algoritmo de antipsicóticos, el único al que ha tenido acceso a este periódico, hace referencia al uso de clozapina, asenapina, quetiapina y de risperidona frente a paliperidona.

Una vez que la consejería haya recibido todas las alegaciones se abrirá un periodo para la revisión y la obtención de un consenso acerca de los cambios propuestos por los diferentes actores. Cuando se haya cerrado el acuerdo en el comité de posicionamiento terapéutico, se remitirá en primer lugar el documento a un centro de cada Departamento de Salud que voluntariamente efectuará un pilotaje. Posteriormente, cada Departamento de Salud irá desplegando progresivamente cada algoritmo.