Redacción Málaga | viernes, 25 de octubre de 2013 h |

La revolución digital puede verse como un ‘tsunami’ que lo cambia todo a su paso: la forma de vida, el acceso a la información, las comunicaciones… Y también la salud. Sobre este aspecto, la introducción de la cultura 2.0 supone, a su vez, la propia revolución del ámbito sanitario y, en concreto, de los modelos organizativos tradicionales. Un efecto dominó al que tampoco escapa la farmacia hospitalaria, siendo un nivel asistencial en el que esa revolución digital también pide paso.

Lejos de asustar, se trata de un reto que los farmacéuticos de hospital entienden como oportunidad. Es el mensaje que se transmitió en el 58 congreso nacional de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), celebrado entre el 22 y el 25 de octubre en Málaga. El más optimista al respecto, su presidente, José Luis Poveda, que recordó en la inauguración que “muchos de los valores que propone la cultura 2.0, como son compartir, colaborar, generar inteligencia colaborativa, crear e innovar, ya figuran entre los valores de nuestra especialidad”.

Asimismo, el entorno 2.0 ha cambiado el perfil del paciente, que ahora “está más informado y demanda una información basada en la evidencia, y que el profesional puede obtener a través de las herramientas 2.0”, indicó Ramón Morillo, presidente del comité científico del congreso. Es decir, la respuesta ante un e-paciente debe ser la evolución hacia un e-profesional.

Grupo de trabajo 2.0

Es ese e-paciente el que reclama, según Poveda, “un modelo sanitario más transparente y dinámico”. Por ello, la SEFH anunció la creación de un grupo de trabajo 2.0 que analizará el nuevo rumbo a tomar por la Farmacia Hospitalaria. Y es que, tal y como concretó, “no es una época de cambios sino un cambio de época”.

Una de las características que la especialidad quiere reflejar en ese nuevo modelo organizativo es la mayor implicación en el seguimiento farmacoterapéutico y los resultados en salud del paciente. Todo con el apoyo explícito del universo 2.0. Por ejemplo, en la mesa que abordó esta cuestión se recordó que “las redes sociales podrían ayudar a controlar los resultados de salud de los pacientes, conocer sus necesidades, priorizar a la hora de tomar decisiones e iniciar caminos de atención farmacéutica en este entorno”, indicó Carmen Gallego, jefe de Farmacia del hospital Carlos Haya (Málaga) y presidenta del comité organizador del congreso de la SEFH.