| viernes, 23 de septiembre de 2011 h |

En las últimas semanas hemos puesto la vista en Castilla-La Mancha. Los impagos de la factura farmacéutica a las boticas de esa comunidad autónoma, motivada en gran parte porque la presidenta castellano-manchega, María Dolores de Cospedal, y su equipo de gobierno, en especial el consejero de Sanidad José Ignacio Echániz, encontraron muchos ‘muertos’ debajo de las alfombras, han puesto en peligro a un colectivo que, en una región como Castilla-La Mancha, donde las farmacias rurales tienen mucha importancia, no puede soportar la presión económica de estar desde mayo sin cobrar. Pero Castilla-La Mancha no es, lamentablemente, ningún iceberg en este océano de crisis económica. Ni mucho menos. Y ahí tenemos ejemplos, sangrantes, como los de Murcia, La Rioja o Baleares. Todas ellas comunidades donde ser farmacéutico significa tener un quebradero de cabeza constante porque el cliente principal y casi exclusivo, las consejerías de Sanidad autonómicas, no abonan lo que se llevan de sus farmacias.

Ahora se incluye en este saco a las boticas catalanas, aunque bien es cierto que el 70 por ciento del cobro de las facturas se hacía efectivo en estos momentos con 25 días de retraso. Lo decimos con la voz bajita, a ver si alguien se va a enterar y va a echar por tierra el acuerdo suscrito en julio de 2010 que ha permitido hasta el momento afrontar el gasto financiero generado por ese retraso. Pero creemos que es hora de elevar la voz un poco, duela a quien duela y tenga las consecuencias que tenga, porque peores no sabemos si pueden ser. Que Cataluña retrase el pago otros 30 días es algo muy grave. Tan grave como que esta situación parece extenderse a toda España, como si fuese una pandemia. Por eso, se hace necesario que la farmacia clame al unísono, como se ha hecho en el Congreso Farmacéutico de Castilla y León celebrado en Palencia, que es necesario garantizar la viabilidad económica de la farmacia. Eso sí, también creemos que hay foros más oportunos y personas que deben coger las riendas de estas reivindicaciones ya.