| viernes, 18 de octubre de 2013 h |

Como no podía ser de otra manera, un nuevo capítulo se ha abierto en Cataluña en relación a los impagos que sufren y parece que seguirán sufriendo sus oficinas de farmacia. El CatSalut ha comunicado a los representantes de los farmacéuticos que no podrá pagar la factura correspondiente a septiembre el 31 de octubre, tal y como estaba pactado. ¿La culpa? Según la Generalitat, como no podía ser de otra manera, del Gobierno central, que a través del Ministerio de Hacienda habría comunicado que a Cataluña se le descontarían 1.700 millones de euros del FLA para 2013. ¿La razón? Tal y como señala el Ministerio de Hacienda, como no podía ser de otra manera, es que si se hacen pagos con cargo al Plan de Pago a Proveedores, estos serán descontados del FLA para no superar los objetivos de déficit y de deuda del sector público. ¿Las consecuencias? Que la Generalitat, como no podía ser de otra manera, adopta la posición de “a mí que me registren” y les dice a los farmacéuticos que a lo mejor les toca de nuevo sufrir impagos porque el dinero que tiene son habas contadas y lo coloca allá donde estima oportuno. ¿El contexto? La reacción de la Generalitat, como no podía ser de otra manera, se enmarca en un escenario en el que el día antes de comunicar a los farmacéuticos la ‘mala nueva’ se cifró la “deslealtad del Estado con respecto a Cataluña” en 9.375 millones de euros. ¿La reacción de los farmacéuticos catalanes? Como no podía ser de otra manera, solicitaron una reunión de urgencia con la consejería de con el departamento de Economía de la Generalitat. ¿No tenía planificado y provisionados los pagos hasta final de año la Generalitat? Como no podía ser de otra manera… Política, como no podía ser de otra manera.