J. R-T. Sevilla | viernes, 29 de noviembre de 2013 h |

Los puntos de encuentro entre administración y profesionales del sector en relación a las subastas de Andalucía se disipan. La Junta no piensa dar marcha atrás en sus concursos públicos mientras que industria y farmacéuticos se aferrar a los tribunales ante la inviabilidad de un acuerdo. Esa fue la conclusión principal que arrojó la jornada ‘Ahorro y Compromiso: los retos del sector farmacéuticos en Andalucía’, organizada por la compañía Mylan en Sevilla.

Jesús María Ruiz, portavoz de la comisión de Salud en el Parlamento andaluz, aseguró ante los presentes que “las subastas han venido para quedarse”, al tiempo que añadió que son “perfectibles” y que trabajan para “hacerlas más completas”. Asimismo, Ruiz recordó que las críticas a la medida “ya suenan a viejo, ya las escuché cuando impulsamos la PPA y hoy todo el mundo la acepta”.

Las palabras de Ruiz tuvieron su respuesta en el resto de ponentes, entre los que se encontraban Javier Anitúa, director general de Mylan, y Ángel Luis Rodríguez de la Cuerda, director general de Aeseg. “Ya existen medidas de ahorro a nivel nacional que funcionan mejor que las subastas”, dijo Rodríguez de la Cuerda, mientras que Anitúa aseguró que “en los Países Bajos han estado cuatro semanas sin simvastatina por medidas de este tipo que, a largo plazo, no darán ahorro por la eliminación de competencia”.

Pero no quedaron ahí las críticas a las subastas andaluzas. Desde Anitúa a Jesús Gómez, presidente de la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (Sefac), advirtieron que esta iniciativa pone en peligro el modelo de farmacia. “No se pueden tomar medias cortoplacistas sin pensar qué va a ocurrir”, dijo Anitúa, mientras que Gómez resaltó que “cuando a un paciente se le cambia la medicación, como está ocurriendo en Andalucía, tiene un gran impacto en la adherencia, algo que provoca un gasto añadido de 11.000 millones”.

Igualmente, las palabras del portavoz de la comisión de Salud en el Parlamento andaluz tuvieron respuesta desde la oposición. Vicente Valero, portavoz del PP en la Comisión de Salud, aseguró que “las medidas del gobierno central han sido justas y equilibradas y además para toda España, sin hacer distinciones entre pacientes según su lugar de nacimiento, como dice la ley”. Precisamente, la modificación de la Ley de Garantías será el siguiente escollo a salvar por la Junta de Andalucía para concursos futuribles.

Para justificar algunas de las críticas vertidas por los profesionales del sector hacia las subastas, varios ponentes hicieron referencias a experiencias similares en Europa. Así, Víctor Mendonça, director de Políticas Farmacéuticas y Economía de la Salud de la patronal de genéricos europea (EGA), explicó los casos de Países Bajos y Alemania. “Lo que hemos visto es que se ha producido un aumento de la concentración del mercado, aspecto que ha provocado una baja competitividad, riesgo de monopolio en la distribución a medio y largo plazo y escenarios de escasez y problemas de suministros en algunos medicamentos”, aseguró.

En este sentido, Javier Anitúa, director general de Mylan, mostró a los presentes ejemplos que se han producido en los Países Bajos recientemente. “Por culpa de las subastas, los pacientes han estado cuatro semanas sin simvastatina. Estos se debe a la existencia de un monopolio, que reduce las alternativas”, afirmó.

En este sentido, indicó que en Alemania “se ha eliminado la competencia a medio plazo, hecho que hará que suba el precio al no haber competencia”, dijo. Para Anitúa, en resumen “la subasta es una medida cortoplacista que acarrea problemas”.