Almudena Fernández Madrid | lunes, 27 de enero de 2014 h |

Como una suma de competencias. Así ve la colaboración entre los farmacéuticos de hospital y los de AP la directora de FH del Hospital Sant Pau, y le comentó a GM que espera que la especialidad conjunta tenga efectos sinérgicos.

Pregunta. ¿En qué se diferencia el servicio de Farmacia del Hospital Sant Pau de otros?

Respuesta. Los factores más fuertes, los motores que conducen las actividades del servicio, son el enfoque clínico de todas las actividades que realizamos, muy focalizado en el paciente y en las decisiones que se toman cerca de él, con un compromiso explícito muy claro de potenciar el uso racional del medicamento. También con una actualización continua de nuestro proceso y la apertura al entorno sanitario, global, la coordinación con AP como un cambio que ya hemos empezado a incorporar. Además, tenemos un horario muy amplio de atención al paciente: desde las 8 de la mañana hasta las 6 de la tarde.

P. ¿Cómo ha ido cambiando para adaptarse a las nuevas circunstancias como el aumento de pacientes externos?

R. Incrementando la inversión interna en tiempo, en recursos y en formación, para una evaluación rigurosa de ese grupo de medicamentos en el entorno de la Comisión de Farmacia y Terapéutica, y con un diseño de toda el área de pacientes externos muy cómoda y adaptada al enfermo. El modelo que buscamos de farmacia ambulatoria fue uno en el que tuviésemos tiempo, estructura e intimidad para estar con un paciente, a veces complejo, al que hay que ayudar en el entendimiento de su tratamiento y convirtiéndonos en un soporte en todo lo relacionado con el fármaco. Si combinamos unos criterios de selección y condiciones de uso del medicamento óptimas con una colaboración muy estrecha con los equipos médicos y con los enfermos creando un entorno de confianza y corresponsabilidad, es la mejor manera de conseguir un uso eficiente de los tratamientos, y esto ha ido creciendo, tanto el número de pacientes como de fármacos externos, y nos hemos ido adaptando y generando información al respecto.

P. ¿Qué formación dan en el servicio?

R. Estamos implicados en varios grupos de trabajo tanto médicos como farmacéuticos, y la propia Comisión de Farmacia difunde información continua sobre los nuevos fármacos. Además, los residentes pasan seis meses de su periodo de formación en este área.

P. La Farmacia Hospitalaria española es referente a nivel europeo, ¿por qué y qué será necesario para que siga siéndolo?

R. El invertir en una implicación muy activa en los temas de medicamentos, de posicionamiento de fármacos, y en un abordaje muy clínico de todas nuestras actividades, un farmacéutico fuera de la farmacia, muy cerca del paciente y muy integrado en los equipos asistenciales. ¿Qué ha hecho esto posible? Una inversión desde hace ya mucho tiempo en la formación de los farmacéuticos de hospital, considero que eso nos ha cambiado la vida, ha hecho posible que podamos abordar esos objetivos. Creo que el mejor programa de formación de FH en Europa es el español.

P. ¿Cree que la investigación en Farmacia Hospitalaria es suficiente?

R. La investigación nunca es suficiente, siempre podemos investigar más y debemos aportar nuevas evidencias. Creo que hay, por una parte, un gran campo para objetivar las aportaciones en términos de resultados en salud, que son los importantes, en la efectividad de los tratamientos, en la seguridad. Queda muchísimo por hacer y tenemos que seguir invirtiendo. Y por otra parte, creo que el perfil de un FH en España puede aportar muchísimo en equipos multidisciplinares, igual que se hace a nivel clínico, en investigación. En nuestro caso, formamos parte de un grupo consolidado de investigación, reconocido por la Generalitat de Cataluña, y vamos a pedir el reconocimiento de otro.

P. ¿Considera que se debe desinvertir en fármacos que ya no aportan innovación para invertir en otros?

R. Debe desinvertirse, pero no en función de la innovación, sino de la eficiencia y la seguridad. Un fármaco puede tener incluso un mecanismo de acción totalmente distinto a los que se han utilizado para tratar esa patología, y eso en sí mismo es interesante, pero no es un valor, el valor vendrá de que los ensayos clínicos hayan evidenciado que es superior en eficacia, efectividad o en seguridad, respeto a lo que ya teníamos, si no es así, no tiene lugar en terapéutica. Debemos medir constantemente nuestras actividades y enfocar resultados en salud.

P. Los farmacéuticos de hospital comenzarán a trabajar en AP durante el 2014, ¿qué hará falta para que puedan hacer frente a este nuevo reto?

R. Ya hay farmacéuticos de AP que están trabajando en este campo. Pienso que tenemos que trabajar conjuntamente; en Primaria han hecho avances importantes, y los de hospital en el nuestro campo, por lo que tenemos que sumar y trabajar juntos. Esta especialidad conjunta yo la visualizo con efectos sinérgicos a base de potenciar los dos campos, la entiendo como una suma de competencias que me parece altamente deseable.

P. La cronicidad es otro desafío para la Sanidad, ¿cómo tendrá que colaborar la farmacia para poder superarlo con éxito?

R. Creo que debemos “aprovechar” el ingreso de un paciente crónico en el hospital para ayudar a que los cambios que se plantean internamente tengan que ver con todo el abordaje del uso racional del medicamento y utilizar esta oportunidad única para saber más del paciente, su predisposición al tratamiento, sus dudas, informar de esto en un entorno de historia clínica electrónica y colaborar con el equipo de médicos y de enfermeros para que aparezca muy ordenado en el alta del paciente, que la medicación y las pautas que se validen al final de ese ingreso en el hospital sean muy maduras, muy reflexionadas, se haya planteado la desprescripción si procede, o el inicio del tratamiento,y mantener fármacos previos o no según convenga para que, junto con la dimensión más relacionada con el estilo de vida del paciente y su compromiso con la medicación, ayude a enriquecer la historia clínica electrónica compartida. Aquí empieza el tiempo del farmacéutico de AP y también del de oficina de farmacia.

La coordinación con Atención Primaria es un cambio que en el Servicio de Farmacia Hospitalaria ya hemos empezado a incorporar”

Debe desinvertirse, pero no en función de la innovación, sino de la seguridad y la eficacia, que es lo que aporta valor”

La inversión en investigación nunca es suficiente, siempre podemos investigar más y debemos aportar nuevas evidencias”