Consigue

br

| viernes, 07 de marzo de 2014 h |

La prestación del servicio de Seguimiento Farmacoterapéutico desde las farmacias permite reducir en un 56 por ciento los problemas de salud no controlados, en un 49 los pacientes que refirieron haber acudido a urgencias y en un 55 los hospitalizados. Así se desprende de los resultados del programa Consigue Impacto en el que 178 farmacias de Granada, Guipúzcoa, Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife han evaluado el impacto del Servicio de Seguimiento Farmacoterapéutico en 1.403 pacientes mayores crónicos y polimedicados. Este programa está liderado por el Consejo General de Farmacéuticos y la Universidad de Granada, cuenta con la colaboración de los colegios de farmacéuticos, la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (Sefac), la Fundación Pharmaceutical Care, universidades nacionales e internacionales y el patrocinio de Laboratorios Cinfa.

Mejora de la calidad de vida

De los datos recogidos durante seis meses de investigación se desprende también que los pacientes que recibieron el servicio de seguimiento farmacoterapéutico experimentaron una mejora significativa de la calidad de vida percibida, con un incremento de 6,6 puntos de media. Los análisis farmacoeconómicos realizados han mostrado que este servicio es muy coste-efectivo, y sus resultados se han expresado en términos de ratio coste-efectividad incremental (RCEI). En este sentido, según detalló Fernando Martínez, profesor de la Universidad de Granada, aunque no existen estándares oficiales para su interpretación, es habitual utilizar como referencia el umbral de 30.000 euros por años de vida ajustados a calidad, “es decir, si el coste de ganar un año de calidad de vida está por debajo de 30.000 euros se considera un servicio coste-efectivo”. Para la valoración del RCEI se establecieron tres escenarios: el primero contabilizaba la medicación, el tiempo de intervención del farmacéutico y los gastos asociados al servicio de seguimiento farmacoterapéutico, y el resultado fue un valor de 9.365 euros. En el segundo se añadieron las visitas a urgencias, mejorando el RCEI con un valor de 7.486 euros. En el tercero, incluyendo los ingresos hospitalarios resulta un valor de RCEI conocido como ‘dominante’, lo que significa que el servicio tiene un coste asociado muy bajo y un beneficio muy alto, es decir, es altamente coste-efectivo. Sin embargo, aún no se han realizado los análisis oportunos que demuestren una relación causa-efecto entre la provisión del servicio de SFT y la reducción de los ingresos hospitalarios.

Durante la presentación del estudio, la secretaria general del Consejo General de Farmacéuticos, Ana Aliaga, destacó la importancia de la colaboración con el resto de profesionales para abordar el problema que representa a nivel internacional la morbimortalidad relacionada con el uso de los medicamentos. Además, señaló que están promoviendo la investigación de resultados en salud y la protocolización de los servicios profesionales.