La expectativa supera en más del doble la tasa obtenida en 2009, pero se sitúa aún lejos del 7 por ciento de 2007, antes de que llegara la crisis

Un informe de la Comisión Europea afirma que el 27 por ciento de las ventas anuales de las empresas corresponde a sus áreas de innovación

| 2011-09-02T16:19:00+02:00 h |

“La encuesta es una buena noticia económica y justifica un optimismo prudente a medio plazo, ya que la I+D es un motor fundamental para el crecimiento y la creación de empleo”, declaró la comisaria europea de Investigación, Innovación y Ciencia, Máire Geoghegan-Quinn. La Comisión Europea recomendó recientemente a España que tome medidas para animar a las empresas a invertir más en I+D, ya que la aportación del sector privado nacional al gasto total en innovación está muy por debajo de la media comunitaria.

Según la Comisión, España necesita “reformas para lograr un cambio estructural” hacia una economía “más basada en el conocimiento”. El principal desafío que debe afrontar el país es “aumentar el gasto de las empresas en I+D”, que en 2009 solamente alcanzó el 0,72 por ciento del PIB nacional, casi la mitad de la media europea (1,25 por ciento). La inversión privada española supuso poco más de la mitad del gasto total en I+D, muy por debajo de Alemania, donde las empresas financian el 70 por ciento de la investigación.

daniel leguina

Madrid

El objetivo es claro y el desafío tiene una fecha: 2013. La Comisión Europea se ha marcado ese año como meta para sacar adelante su proyecto de colocar de nuevo al continente entre las primeras potencias de la Investigación y el Desarrollo (I+D) mundial, escalafón perdido por la pujanza de otras economías (Estados Unidos, China, India), y como único camino hacia el crecimiento sostenible y la salida inteligente y duradera de la crisis económica que golpea con fuerza a los estados de la zona euro. El propósito de esta iniciativa europea es la reactivación del empleo, la productividad y la cohesión social, y según un estudio de la Comisión Europea, presentado recientemente en Bruselas, el camino emprendido es el correcto, aunque queda mucho por hacer.

En concreto, 205 empresas, de un total de un millar, respondieron al sondeo, bajo el título, “Encuesta europea sobre tendencias de inversión en I+D”, lanzado por la Comisión. El estudio establece que las principales empresas europeas en I+D esperan aumentar un 5 por ciento anual sus inversiones en este ámbito entre 2011 y 2013.

Este dato es más del doble de la tasa obtenida en la última encuesta de 2009 (dos por ciento), y refleja una mejora económica en general. Sin embargo, las expectativas no se han situado aún en los niveles anteriores a la crisis económica. En 2007 este mismo sondeo mostró que las empresas tenían entonces una previsión de crecimiento de la inversión en I+D del siete por ciento.

Según las empresas que participaron en el estudio europeo, una media del 27 por ciento de sus ventas anuales correspondió a productos innovadores introducidos en el mercado en los últimos tres años, lo que demuestra una vez más que la innovación es clave para el éxito comercial y la creación de puestos de trabajo.

Sector farmacéutico

En lo que se refiere al sector farmacéutico, 31 empresas, de un total de 131, participaron en la encuesta. Este sector es, según aclara el estudio, el driver de la inversión en I+D en Europa, Estados Unidos, Canadá y Japón.

A pesar del alentador pronóstico en el crecimiento de la investigación y el desarrollo en el continente europeo, las expectativas son mucho mayores en China (25 por ciento), Japón (17 por ciento), el resto del mundo (20 por ciento), India (8 por ciento), otros países de Europa fuera de la zona euro (8 por ciento) y Estados Unidos y Canadá (5 por ciento).

El aumento de estos porcentajes con respecto a encuestas anteriores se debe en parte a la creciente participación de las empresas europeas en el mercado global, que se centran particularmente en las economías emergentes para expandirse, mientras que mantienen sus actividades de I + D dentro de la Unión Europea.

En este apartado, los datos de la encuesta son similares a los de años anteriores, ya que dos tercios de las compañías consideran su país de origen como el lugar más atractivo para llevar a cabo sus proyectos de I+D. De los lugares fuera del país de origen de la compañía, el preferido es Estados Unidos, seguido por China, Alemania e India. Estos cuatro países fueron también los elegidos en los dos últimos sondeos.

Las 205 empresas participantes en la encuesta destinan cerca de 40.000 millones de euros a la inversión en I+D, cerca del 30 por ciento de las inversiones totales en I+D del millar de empresas que aparecen en el informe. Según el estudio, los factores más positivos para la innovación y el desarrollo son la existencia de personal cualificado y el apoyo de los gobiernos en forma de subvenciones e incentivos fiscales. La colaboración con otras entidades, como las instituciones de educación superior, también se considera importante para el progreso de la I+D.