EL GLOBAL Valencia | jueves, 06 de noviembre de 2014 h |

El consejero de Sanidad de la Generalitat Valenciana, Manuel Llombart, visitó las instalaciones de Fedefarma en Massanassa (Valencia) con motivo del reconocimiento a la cooperativa como una de las principales distribuidoras de medicamentos colaboradoras en la automatización de la gestión del suministro de sustancias y medicamentos estupefacientes a las oficinas de farmacia valencianas. Esta colaboración le ha valido al almacén de Fedefarma en Valencia la certificación de Buenas Prácticas de Distribución, que garantiza la calidad de su actividad a nivel europeo, frente a otras distribuidoras.

A este respecto, el documento que se presenta como aplicación informática, pretende automatizar la gestión del suministro de estos medicamentos, dejando atrás el soporte papel y permitiendo al farmacéutico, tal y como apuntó Llombart, “agilizar el acceso y una simplificación de carga administrativa a la hora de conseguirlos”. Además, el consejero incidió en que su puesta en marcha liberaría tiempo para otras actividades asistenciales a más de 3.000 farmacéuticos de oficina de farmacia y a más de 50 de la dirección técnica de almacenes farmacéuticos.

Llombart estuvo acompañado en su visita por José Luis Trillo, director general de Farmacia y Productos Sanitarios de esta comunidad, y Julio Muelas, jefe de Presentaciones Farmacéuticas, quienes junto con el alcalde de Massanassa, Vicente S. Pastor, recorrieron el almacén, conociendo de primera mano el proceso de pedido antes y después de la aplicación electrónica, además de otros procesos de control y seguridad como el mapa de temperaturas que indica los grados en los que están y deben estar las diversas cámaras frigoríficas y el almacén en general.

La primera comunidad automatizada

Anualmente existen 100.000 peticiones de sustancias estupefacientes a los almacenes de distribución de más de 2.200 farmacias que hay en la Comunidad Valenciana. Por ello, para la implantación de esta aplicación la consejería de Sanidad ha necesitado la colaboración de los colegios oficiales de farmacéuticos de la comunidad, la Federación Empresarial de la Distribución Farmacéutica (Fedifar), los proveedores de software de las farmacias y los almacenes de distribución como Fedefarma.