| viernes, 12 de noviembre de 2010 h |

José Martínez Olmos

Con frecuencia se escucha a los responsables autonómicos criticar que sea el Ministerio de Sanidad quien toma las decisiones que ellas pagan, pero sin duda existen mejores métodos para superar esa diferencia que implantar unilateralmente mecanismos con una ilegalidad que roza la alevosía. Con frecuencia se ha oído decir también que el Ministerio de Sanidad no ejerce su labor de cohesión. Es el momento de que Leire Pajín y su equipo acallen definitivamente esas voces e impongan de nuevo el sentido común en el SNS.