M.r Madrid | viernes, 15 de noviembre de 2013 h |

Liberalizaciones, nuevos canales de venta o recortes son escenarios a los que también se enfrenta la farmacia europea. Escenarios que se pusieron sobre la mesa en la segunda jornada del Meeting Feng organizada por Mediformplus en Madrid. En ella, Luis Brousse, farmacéutico portugués explicó la delicada situación que está atravesando la botica en este país. “A los recortes que nos han impuesto y la implantación de la prescripción por principio activo se ha unido la liberalización de la venta de los productos EFP que, en este momento, pueden ser dispensados en un centro comercial y no tiene que estar supervisado por un farmacéutico”, explicó.

Portugal cuenta con 3.000 farmacias de las cuales, explicó Brousse, “345 están en riesgo de cierre y 1629 no pueden pagar a sus proveedores”. Esto, apuntó, afecta a toda la cadena de suministro. Por eso, consideró que la solución pasa por colaborar y establecer grupos para poder obtener mayor margen de negociación y más descuentos al hacer la compra conjunta.

Este, precisamente, es un modelo que está creciendo en este país. Sin embargo, el objetivo no es solamente hacer compras conjuntas. “El objetivo es crear redes de farmacias donde las compras, las ventas, la gestión o las estrategias de marketing sean conjuntas”, declaró. Según dijo, esta es la única manera “de poder competir con unas grandes superficies que se están haciendo con el mercado de fármacos publicitarios”.

Igualmente, afirmó que lo que nunca se puede perder es “la calidad de agentes de la salud que tenemos. El consejo farmacéutico es lo que realmente nos va a diferenciar de las grandes superficies y, aunque apostemos por crear grupos o redes de farmacias, más fuertes nunca debemos descuidar lo más importante, que es la atención farmacéutica”.

Por su parte, Christoph Richter, farmacéutico alemán, explicó que en su país el mercado de medicamentos sin receta está controlado, sobre todo, por la venta online debido a los descuentos que ofrecen a los consumidores tras la liberalización en los precios de estos productos impuesta por el Gobierno alemán. Por este motivo, Richter cree que la solución para recuperar las ventas pasa por aportar valor añadido a la dispensación de estos fármacos._“Nuestro modelo de negocio no puede depender de factores aleatorios. Gestionemos nuestras EFP, tenemos mucho recorrido y somos los únicos profesionales formados por ello y tenemos que demostrarlo”, afirmó.

En este sentido, presentó su proyecto Apo.take. Las farmacias con esta metodología ofrecen productos con un descuento del 30 por ciento. Además, traslada el consejo farmacéutico a los lineales poniendo a disposición de los pacientes fichas informativas con las indicaciones de cada medicamento y una explicación clara del prospecto. Así, el paciente sólo tiene que escoger el que más le convenga. Pero, además, también se ofrece consejo personalizado.

Del otro modo, Philipp Goetting, director de Marketing de John Bell&Croyden, una de las farmacias históricas de Reino Unido, explicó que potenciando una buena Atención Farmacéutica, escuchando al cliente y buscando productos diferenciados se ha logrado devolver el valor que alcanzó la marca hace años, cuando llegó a ser el proveedor oficial de la Casa Real y un referente para la industria británica.