O. MASPONS Barcelona | viernes, 14 de febrero de 2014 h |

El viaje de vuelta en AVE del presidente de los farmacéuticos catalanes, Jordi de Dalmases, y de su homólogo en la patronal Fefac, Antonio Torres, una vez que se entrevistaron el pasado 7 de febrero con el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, fue menos tenso que el trayecto de ida. ¿El motivo? Recibieron el compromiso de que se les pagará mensualmente la factura más antigua; de que con toda probabilidad se acabará a partir de junio con el retraso de 55 días en el cobro; que habrá un ‘periodo de adaptación’ a la Ley de Morosidad; y que no se aceptarán presupuestos de las administraciones públicas con partidas de gasto corriente infradotadas, tal y como pasa año tras año con la referida a farmacia.

A este respecto, Torres precisó a EG que la respuesta ministerial a las dudas planteadas sobre estos aspectos fueron “positivas”, al tiempo que coincidían con lo que se les había transmitido por parte de la Generalitat. Así, por ejemplo, el cobro mensual de las facturas se hará efectivo con cargo al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) de 23.000 millones de euros que el Gobierno central pondrá en marcha para las facturas de 2014. Un fondo que también servirá para acabar con los retrasos en el pago, ya que, tal y como transmitieron desde el ministerio, la situación económica de las autonomías pide un menor endeudamiento, al tiempo que la capacidad de financiarse de algunas en los mercados hacen que esa dotación sea excedentaria, lo que permitirá cubrir déficits de 2012 y 2013.

¿Por qué a partir de junio? Porque en esa fecha ya se tendrá claro las cantidades a financiar de 2014. ¿Significa que se dejará en el cajón facturas de 2013? No, se pagará la más antigua y de la dotación excedentaria destinada a Cataluña se desglosarán los montantes correspondientes a abonar a cada proveedor.

Respecto a la Ley de Morosidad, se aplicarán una batería de medidas para que la administración deudora cumpla. ¿Si no cumple? Se produciría el pago por parte de Hacienda de forma directa, pero no antes de pasados seis meses desde el impago. Eso sí, matizaron que “ni en los peores momentos vividos ha sido necesario llegar a este drástico extremo.

Sobre la infradotación presupuestaria (900 millones con gastos de 1.300 millones en Cataluña), al tener que presentar a Bruselas los presupuestos, desde el ministerio se aseguró que no aceptarían “partidas irreales”, y que las administraciones autonómicas deberán justificar las cifras y demostrar que cubren el gasto real.