Marta riesgo Bruselas | viernes, 18 de octubre de 2013 h |

La patronal europea de la industria de los genéricos y biosimilares (EGA) ve necesario dar más facilidades en el desarrollo de nuevos fármacos genéricos para que este sector siga siendo uno de los más competitivos. Así, piden “que las compañías puedan comenzar a desarrollar nuevos fármacos durante el periodo que esté vigente el certificado complementario de protección (SPC) sin que se considere como una violación de la patente”. De este modo, desde la EGA consideran que las compañías “podrían exportar los genéricos a los países donde no exista este certificado y, además, podrían comercializar el fármaco en Europa un día después de que caduque el SPC del fármaco innovador”.

Esta disposición demandada desde la patronal europea es esencial, dicen, “para crear más puestos de trabajo, nuevas instalaciones de producción y nuevas inversiones en Europa que deriven en grandes investigaciones y avances tecnológicos”. La patronal cifra en más de 11.890 los puestos de trabajo directos que se crearían y en hasta 47.500 los indirectos.

En este sentido, la EGA, hace un llamamiento para aprovechar las oportunidades que se ofrecen para hacer de Europa un centro de fabricación de medicamentos genéricos y biosimilares. “Se espera que la cuota de mercado farmacéutico mundial se duplique para 2015”, afirman. Al mismo tiempo, estiman que habría que tener en cuenta el envejecimiento de la población europea y mundial, “que abre paso a una mayor necesidad de medicamentos rentables, de alta calidad, que, sumado al vencimiento de varias patentes, hacen muy atractivo este sector”.

Estos acontecimientos, dicen, representan una oportunidad única para la industria del genérico y de los biosimilares en Europa en tiempos de austeridad. No obstante, alertan de que si no se toman las medidas oportunas la UE se situará por detrás de países como Estados Unidos, Canadá y Japón, así como la India, China y Corea del Sur, “que están dando pasos muy importantes para impulsar la competitividad de la industria de genéricos y biosimilares en su territorio, con el fin de convertirse en centros importantes para el desarrollo y la fabricación de fármacos”. A este respecto, dicen que para aprovechar esta oportunidad, “deben adoptarse las medidas necesarias para impulsar la producción, la exportación y la penetración tanto de los genéricos como de los biosimilares en Europa”.

Previsiones de crecimiento

La previsión de crecimiento realizada desde la patronal apunta a un posible crecimiento del valor de negocio de 3.046 millones de euros con una producción potencial en unidades de 195.249. Además, apuntan a la creación de más de 50 nuevas pequeñas empresas farmacéuticas y una generación del valor añadido bruto anual de 3.124 millones de euros. Unas previsiones que fueron presentadas durante la celebración de una conferencia sobre política industrial que reunió a más de 80 personalidades del sector farmacéutico europeo.

Durante el encuentro, celebrado en Bruselas, Nick Haggar, recién nombrado presidente de la EGA, aseguró que desde la patronal europea hay una total disposición a colaborar con las autoridades europeas para impulsar la fabricación y exportación de los genéricos y mejorar el acceso a los medicamentos.