| viernes, 26 de octubre de 2012 h |

Antoni Mesquida. La salida, tras solo cuatro meses de gestión, del consejero de Salud de Baleares es la peor noticia que podrían recibir los agentes del sistema regional de salud. La inestabilidad es el peor remedio para gestionar una sanidad en crisis.