vICENT CAMARASA Valencia | viernes, 29 de noviembre de 2013 h |

Las conversaciones que han mantenido el Ministerio de Hacienda y la Generalitat Valenciana para alcanzar acuerdo de interpretación del Decreto-ley 2/2013 parece empezar a dar sus frutos. Al menos, así se desprende de la enmienda parcial que presentó el PP en las Cortes Valencianas a la Ley de Acompañamiento de los presupuestos regionales para 2014. Una enmienda que hace que se dé marcha atrás respecto a dos medidas polémicas que afectaban de lleno a las oficinas de farmacia: la concertación selectiva y el suministro directo a domicilios.

Sobre la primera de ellas, la enmienda modifica el artículo 9 del decreto-ley. ¿Qué reflejaba en su redacción original? Que el acuerdo marco por el que se establecen las condiciones de concertación para la ejecución de la prestación farmacéutica a través de las farmacias de la Comunidad Valenciana podía suscribirse “en modalidad colectiva o individual, con colegios farmacéuticos profesionales, entidades, instituciones y personas físicas o jurídicas a través de las que los titulares de oficina de farmacia podrán adherirse voluntariamente al acuerdo marco mediante la suscripción con la Agencia Valenciana de Salud (AVS) de un concierto”.

Esta concertación selectiva podría provocar que muchas farmacias quedasen fuera de la misma y que pudiese ser utilizada por la Generalitat como una herramienta de presión hacia las boticas. Así, según la enmienda, este artículo indicaría ahora que “los titulares de las oficinas abiertas al público en la Comunidad Valenciana, para la realización de la prestación farmacéutica deberán adherirse al acuerdo marco”. Es decir, será obligatorio y no dejará fuera de él a ninguna oficina de farmacia.

Sobre este particular, la presidenta del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valencia, María Teresa Guardiola, mostró su satisfacción por el hecho de que “todas las farmacias entren en el acuerdo marco y todos los pacientes puedan disponer de los mismos servicios farmacéuticos y la misma dispensación farmacéutica”. Según Guardiola, el acabar con la posibilidad de llevar a cabo la concertación selectiva supone que “se restablece la igualdad con el resto de las comunidades autónomas en lo referente al acceso a la salud y a los medicamentos.

Suministro directo

Además de la concertación selectiva, la modificación, que sustituye la referencia a la AVS, que desaparecerá el 1 de enero, por Consejería de Sanidad, restringe el suministro directo a domicilios exclusivamente a los productos sanitarios. Así, la enmienda da un pequeño retoque al artículo 6 del texto y donde antes se hacía referencia a los procedimientos especiales para la administración y dispensación de productos farmacéuticos, ahora se mencionan solo los productos sanitarios

Este mismo artículo introduce una coletilla, “de conformidad con la normativa estatal de aplicación”, cuando se refiere a determinar los programas de personalización del seguimiento farmacoterapéutico del paciente que deberán incluir la selección de la población diana y, en su caso, la preparación de dispositivos de dispensación individualizados, especialmente en la atención sociosanitaria y en el seguimiento de enfermos crónicos y polimedicados.

Para Guardiola, esta modificación supone “volver a la normalidad al referirse únicamente a productos sanitarios y no a productos farmacéuticos. Asimismo, el hecho de que la enmienda introduzca de manera explícita la referencia a la necesidad de que la normativa estatal de aplicación, es decir, la Ley de Garantías, sea la que determine los programas de dispensación a domicilio supone “un aval” para evitar cualquier decisión no ajustada a la misma.

Algoritmos

De otro modo, la enmienda también introduce la modificación el artículo 1 del decreto-ley, la referente a los algoritmos. Así, mientras que el texto aún vigente indica que “en el ámbito de la AVS la prescripción e indicación de tratamientos farmacoterapéuticos se realizará ajustada a los algoritmos de decisión terapéutica corporativos de la AVS”, ahora se introduce de nuevo una coletilla: “En el marco de la legislación estatal y, en especial, tal y como resulta del artículo 81.2.d) 85 bis y concordantes de la Ley de Garantías”.

“Todo lo que pedíamos que se revisase por entender que era inconstitucional se ha revisado y modificado, por lo que los farmacéuticos estamos muy satisfechos”, manifestó Guardiola. Y es que, según la presidenta de los farmacéuticos valencianos, “parece que todo vuelve a la normalidad, una vez que nos han abonado la deuda pendiente y que se modificará este decreto-ley, y que los farmacéuticos de esta comunidad volvemos a ser iguales que los del resto de España”.