El fármaco es considerado como el mayor avance en estos tratamientos en 50 años

Presenta pocas interacciones con otros medicamentos y no le afectan los alimentos

| 2011-08-26T16:07:00+02:00 h |

REDACCIÓN

Barcelona

La Comisión Europea (CE) aprobó recientemente la comercialización del anticoagulante oral de Boehringer Ingelheim, Pradaxa (dabigatrán DCI), para la prevención del ictus en pacientes con fibrilación auricular (FA) no valvular, una alteración del ritmo cardíaco muy frecuente entre la población. Este nuevo fármaco está considerado como el mayor avance en los tratamientos anticoagulantes para la prevención del ictus en más de 50 años.

Uno de cada cuatro adultos mayores de 40 años padecerá una FA a lo largo de su vida. Una condición que incrementa de manera importante, hasta cinco veces, el riesgo de ictus. De este modo, tres millones de personas de todo el mundo padecen cada año un ictus relacionado con la FA, que suelen ser los más graves, con una mayor probabilidad de muerte (20 por ciento) y discapacidad (60 por ciento).

Muchos de estos casos pueden evitarse con un tratamiento antitrombótico adecuado y, en el caso de Pradaxa, el riesgo se reduce adicionalmente un 35 por ciento con respecto al tratamiento de elección actual. Se ha demostrado que la calidad de vida de los pacientes con FA es peor que, por ejemplo, la de los pacientes con antecedentes de infarto, debido en parte al miedo constante de sufrir un ictus.

Durante más de 50 años, el tratamiento de referencia para prevenir el ictus en pacientes con FA han sido los antagonistas de la vitamina K, como la warfarina y sus derivados, como es el caso de Sintrom (acenocumarol DCI). Un producto que, a pesar de su eficacia, presenta numerosas limitaciones, como la necesidad de un control periódico para asegurar que el paciente se encuentra en el rango adecuado de coagulación, con el consecuente riesgo de hemorragias o trombosis, y diferentes interacciones alimentarias y farmacológicas.

Dabigatrán etexilato presenta un efecto eficaz, constante y predecible, por lo que no requiere de control de la coagulación ni ajustes de dosis, características que tanto dificultan el tratamiento con warfarina/acenocumarol. Además, no se ve afectado por los alimentos y presenta un bajo potencial de interacciones farmacológicas. Su aprobación se basa en los resultados de RE-LY, uno de los mayores ensayos clínicos sobre FA, que incluyó a más de 18.000 pacientes. Sus conclusiones se presentaron en el congreso de la Sociedad Europea de Cardiología celebrado en Barcelona en 2009.

La Agencia Danesa del Medicamento es la primera autoridad en Europa que concede el reembolso general por dabigatrán etexilato en su indicación para la prevención de ictus por fibrilación auricular. De esta manera, refrenda el valor que este fármaco ofrece a los pacientes, prescriptores y al sistema público de sanidad.