FRANCISCO ROSA Madrid | viernes, 31 de enero de 2014 h |

El comportamiento de la industria farmacéutica a nivel mundial, en lo que tiene que ver con la facturación, se ha caracterizado por un crecimiento moderado en 2013. La tónica general de las compañías ha estado marcada por aumentos de un solo dígito, aunque, como suele ocurrir, se han dado algunas excepciones.

Por la parte positiva destacan Biogen Idec y Celgene. La primera de ellas, en plena efervescencia, ha visto aumentar sus ventas en un 26 por ciento en el ejercicio que acaba de terminar, en el que ha facturado 6.932 millones de dólares. Por su parte, la cifra de negocio de Celgene aumentó más de un 15 por ciento, hasta los 6.362 millones de dólares. Por la parte negativa, cabe señalar el ligero retroceso experimentado por Pfizer, que ha visto caer sus ventas en torno al 6 por ciento en 2013, acusando la pérdida de facturación que ha sufrido con Lipitor. En total, Pfizer ha obtenido 51.584 millones de dólares.

Pfizer acusa el desplome de Lipitor

La farmacéutica norteamericana ha puesto la nota discordante entre las compañías que han presentado resultados antes del cierre de esta edición. La pérdida de 1.600 millones de dólares en ventas con Lipitor en el mercado estadounidense ha afectado a la división de medicamentos innovadores de prescripción, que ha caído de los 51.214 millones en 2012 a los 47.878 en 2013 (un 7 por ciento). El buen comportamiento de productos como Lyrica, Celebrex, Inlyta, Xalkori, a nivel mundial, y de Eliquis o Xeljanz en Estados Unidos, no ha sido suficiente para contrarrestar. La reducción de ingresos por la venta del negocio de nutrición y salud animal han contribuido también a la disminución de la facturación de todo el grupo, que sin embargo se ha visto beneficiada por un aumento del 4 por ciento en el negocio de consumer health, con unas ventas de 3.342 millones.

Los responsables de la compañía prevén que en 2014 continuarán las dificultades, y que los ingresos del grupo podrían rondar entre los 49.200 y los 51.200 millones de dólares. Esto será consecuencia del impacto que tendrán las pérdidas de patentes, estimado en unos 3.000 millones, y la finalización de acuerdos con otras compañías.

Novartis crece ligeramente

El grupo suizo ha experimentado un crecimiento moderado (del 2 por ciento aproximadamente) en 2013, al pasar de los 56.673 e a los 57.920 millones de dólares. La división de medicamentos de prescripción apenas ha crecido un 3 por ciento. El crecimiento de Gilenya, para esclerosis múltiple, ha impactado de forma positiva en la evolución de esta área. Por su parte, la pérdida de exclusividad con productos como Diovan o Zometa/Aclasta ha penalizado a Novartis con unos 2.200 millones menos. Otras divisiones como Alcon o Sandoz han contribuido en positivo, con crecimientos del 5 por ciento con respecto al ejercicio 2012.

Aunque la compañía no ha detallado sus estimaciones para 2014 en la información facilitada, lo cierto es que se percibe cierta confianza en una buena evolución gracias a las recientes aprobaciones, y las que se esperan, de productos como Lucentis, Votubia, Ultibro Breezhaler, Xolair o AIN457.

Roche continúa su buena marcha

La facturación del laboratorio con sede en Basilea ha evolucionado al alza de nuevo en 2013. El crecimiento del grupo en monedas constantes rondó el 6 por ciento, de los 45.499 a los 46.780 millones de francos suizos (1 franco suizo equivale a 1,11 dólares). La cifra de negocio de la división farmacéutica, que representa el 78 por ciento del total del grupo, subió un 7 por ciento espoleada por productos como Herceptin, (+6 por ciento), Avastin (+13 por ciento) y Mabthera/Rituxan (+6 por ciento), todos ellos con ventas superiores a los 6.000 millones de francos. Las cifras denotan también una influencia muy positiva de Estados Unidos y los países emergentes, mientras que Europa y Japón han reducido su impacto (+2 por ciento).

Las previsiones de los responsables del grupo no son especialmente optimistas de cara a 2014, quizás por la esperada caída de la patente de Herceptin. Eso ha dado lugar a una estimación de crecimiento de un solo dígito bajo o medio.

Lilly amortigua el patent cliff

La farmacéutica con sede en Indianápolis ha conseguido amortiguar al impacto de la pérdida de las patentes de Cymbalta y Zyprexa en 2013. Sus ventas han crecido un 2 por ciento, con una facturación de 23.113 millones de dólares. Especialmente significativa ha sido la caída del 30 por ciento en las ventas registradas con el segundo de estos productos. El impacto de Cymbalta, que ha generado más de 5.000 millones en ventas en 2013, se notará más en 2014. El fin de la protección para este fármaco, y también para Evista, han obligado a la compañía a realizar una previsión negativa para el ejercicio que acaba de comenzar, que podría cerrarse con una cifra de negocio inferior a los 20.000 millones, pese a que se espera una buena evolución de Humalog, Trajenta, Cialis, Forteo o Amlita.

El empoderamiento de las biotech

Frente a las dificultades por las que atraviesan algunas big pharma, que están acusando, unas más que otras, el bache del paten cliff, se percibe una gran capacidad de crecimiento por parte de las compañías de base biotecnológica, como Amgen, Biogen Idec, Celgene o Novo Nordisk, en el ejercicio 2013.

La primera de estas empresas ha registrado un alza en sus datos de facturación que ronda el 8 por ciento, hasta los 18.676 millones de dólares. Productos como Neulasta/Neupogen y Enbrel han contribuido a ello y desde la compañía avisan de 10 programas en desarrollo con los que se espera alcanzar la fase de registro en 2016, lo cual les permite mantener el optimismo a largo plazo.

Por su parte, Biogen Idec ha sorprendido en 2013 con un crecimiento de sus ventas del 23 por ciento, hasta los 6.932 millones de dólares. El incremento de las ventas de Avonex (con el que ha obtenido más de 3.000 millones de dólares) y Tysabri, además de la aprobación de Tecfidera en Europa, han impactado positivamente en las cuentas de la compañía estadounidense. Para 2014 se espera, además, la culminación de algunos ensayos clínicos con potenciales productos en el área de las enfermedades neurodegenerativas e inmunológicas, que podrían proveer al laboratorio de una plataforma sólida de crecimiento de cara al futuro.

Otra de las biotech que ha cerrado el año con crecimiento de dos dígitos (+15 por ciento) es Novo Nordisk, gracias a su amplia gama de productos para el tratamiento de la diabetes, que representó el 79 por ciento del crecimiento del grupo. La americana Celgene, por su parte, vio cómo sus ventas crecían un 15,3 por ciento, hasta los 6.362 millones, de los cuales 4.280 se atribuyen a Revlimid.