J. Ruiz-Tagle Sevilla | viernes, 28 de febrero de 2014 h |

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha decidido otorgar mayor tiempo de vida al primer concurso de las subastas andaluzas. El organismo público remitió una carta al presidente del Consejo Andaluz de Colegios Farmacéuticos (Cacof), Antonio Mingorance, informándole de que “ha tenido que ampliar su vigencia” a petición de los laboratorios adjudicatarios por “la gravosa y desproporcionada” situación que creó la suspensión cautelar que dictó el Tribunal Constitucional ante el recurso interpuesto por el Gobierno central contra la medida. De esta forma, y sin mediar resolución alguna con su correspondiente publicación en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), el SAS ha ampliado los plazos del primer concurso hasta el 31 de diciembre de 2014.

Además de la sorprendente actuación administrativa de la Junta de Andalucía, el fondo de la decisión es más que cuestionable según los juristas consultados por EG. “La comunidad autónoma solo podría aumentar el plazo de vigencia del concurso que fue suspendido mediante una resolución que justifique un error material causante de un perjuicio irreparable, lo que será muy difícil en este caso … Casi imposible”, manifestaron.

Por si la falta de legalidad, tanto en las formas como en el fondo, fuese poco, el SAS además se salta su argumentario para extender el plazo del primer concurso de las subastas. El director gerente del organismo, José Manuel Aranda, afirma en su carta que la ampliación de la norma se justifica por el periodo durante el cual estuvo suspendida, es decir, 141 días. Sin embargo, desde el 1 de junio, fecha en la que las subastas ya no estarían en vigor, y el 31 de diciembre de 2014 transcurrirán 214 días, 73 más que el SAS se regala.

Uno de los principales protagonistas de las subastas andaluzas, Gabriel Díaz, director general en España de Aurobindo, explicó que esta decisión del SAS responde, efectivamente, “a nuestras demandas, porque hay que recordar que el inicio de este concurso no fue normal”. En este sentido, Díaz se congratuló de que la Junta “haya tomado esta decisión tan lógica atendiendo a los acontecimientos que han sucedido”.

Por su parte, desde la patronal de genéricos (Aeseg) mostraron su rechazo al anuncio del SAS y su incredulidad ante los argumentos esgrimidos. “Consideramos esta extensión injusta porque según nuestra opinión las empresas beneficiarias no dejaron de vender el producto adjudicado durante ese periodo y el SAS no informó a las farmacias que debían volver a disponer de todos los productos alternativos”, sentenció Raúl Díaz-Varela, presidente de la patronal. Asimismo, afirmó que están “estudiando las posibles implicaciones legales de esta medida y en breve decidiremos qué hacer”. Desde Farmaindustria, sin embargo, prefirieron no valorar la decisión que ha tomado el SAS,.

EG contactó con el Cacof y con los colegios de farmacéuticos de Sevilla y Málaga. Sus presidentes coincidieron al señalar que “no tenían constancia oficial de la decisión del SAS”, por lo que declinaron hacer valoraciones si bien admitieron que “es un tema del que ya se habían escuchado rumores”.