FRANCISCO ROSA Madrid | viernes, 21 de febrero de 2014 h |

El presidente del Colegio de Economistas de Madrid, Juan Iranzo, presentó la semana pasada un informe con el que, bajo el título ‘Las dificultades de la industria farmacéutica en España’, pretende poner el acento en los principales obstáculos que ha sufrido el sector desde que comenzó la crisis. Una situación que, a juicio de este miembro del Consejo Asesor de Sanidad, debería ser revertida para mantener y atraer a las compañías de un “sector considerado como estratégico para la economía española”.

Para ello, Iranzo hizo referencia a algunas recetas que a su juicio se deberían aplicar, “ahora que la industria farmacéutica está haciendo un replanteamiento de la localización de sus actividades productivas, debido a la desconfianza y la falta de calidad obtenida en algunos países emergentes”.

Entre dichas medidas, debería ocupar un lugar destacado, según Iranzo, “la introducción de rebajas fiscales, a través de incentivos a la I+D+i, que se podrían incluir en la nueva reforma fiscal que quiere aprobar el Gobierno”.

Por otro lado, el presidente de los economistas madrileños hizo referencia a la necesidad de dar mayor cohesión al mercado y establecer un marco estable para la industria, “elementos indispensables para el desarrollo de un sector que opera con la vista puesta en el largo plazo”. Para ello, recordó que el Gobierno también tiene prevista la aprobación de la Ley de Unidad de Mercado, que debería acabar con la fragmentación. Por último, Iranzo reconoció que sería “deseable” la extensión del periodo de protección industrial, para que las compañías dispusieran de más tiempo para garantizar la rentabilidad de sus inversiones.

Con estas medidas, sumadas a la reducción de costes que se deriva de la reforma laboral, estima que España podría volver a ser un destino preferente para la industria farmacéutica.