Premios Fundamed
| miércoles, 23 de marzo de 2016 h |

Las dificultades administrativas para un acceso equitativo a las terapias innovadoras en general y en oncología en particular fue uno de los argumentos más escuchados en el IV Foro ECO ‘Por una Atención de Calidad’. Muchos de los ponentes que disertaron a este respecto a lo largo de la jornada y coincidieron en señalar que hacer vinculantes los Informes de Posicionamiento Terapéutico (IPT) y alcanzar el pago por valor en los nuevos fármacos serían las medidas más eficaces para eliminar la inequidad que impera en el Sistema Nacional de Salud (SNS).

Así lo puso de manifiesto Miguel Martínez, director Offering Development de IMS Health, quien aseguró que los IPTs, “al no tener un carácter vinculante no son una herramienta para conseguir el objetivo por el que nacieron”. Por otro lado, el experto de la consultora especializada se centró en innovación al afirmar que “en los últimos tres años se han aprobado 28 nuevas moléculas, cinco de ellas en 2016”. Esto provoca que “en el mercado oncológico haya muchísima innovación y que crezca al 14 por ciento”. Este segmento “supuso un 18 por ciento del mercado total hospitalario en 2015. La innovación y la puesta a disposición de clínicos y pacientes de nuevos fármacos está haciendo que el mercado crezca a niveles de doble dígito”.

Martínez también explicó el retraso que sufre España desde que se aprueba un fármaco hasta que se autoriza, “que alcanza los 15 meses, y desde que se fija el precio hasta que puede ser prescrito transcurren 11 meses más”. Ante ello, el experto propone fórmulas como los acuerdos de riesgo compartido. “Mirar la experiencia de otros países en los criterios de fijación de precios sería una buena fórmula para ajustar los tiempos a nivel nacional”. Se refería al “pago por valor o por resultados”, lo que implicaría focalizar esfuerzos en demostrar la evidencia para medir el impacto real del fármaco en los pacientes.

Mónica Palomanes, responsable de Precios y Estrategias de Acceso al Mercado de Roche, indicó que “el pago por valor debería estar bajo el paraguas del Ministerio de Sanidad”. En ese sentido, la representante de la industria declaró que el “IPT nació para asegurar la equidad y protocolizar el uso del fármaco y lamentablemente no se ha conseguido”, aunque desvinculó que los IPT deban influir en términos económicos. Reclamó además la participación de clínicos y la industria en su elaboración desde el principio.

Para Josefa Madrid, secretaria de la Federación Española de Cáncer de Mama (Fecma), son incoherentes las barreras aplicadas por autonomías, ya que la variabilidad entre ellas puede llegar hasta los 74 meses. Ejemplo de los criterios subjetivos de cada hospital y territorio sin contar con el paciente.