Premios BiC
Alberto Cornejo Madrid | viernes, 12 de febrero de 2016 h |

La primera fecha —1 de enero de 2013— fue dada por el Real Decreto-ley 9/2011 y pronto resultó ser una quimera. La segunda, al margen ya de normativas, fue planteada por el Ministerio de Sanidad y la situaba en enero de 2015. Llegada esa fecha, ni tan siquiera había arrancado el proyecto. Ello llevó a ser más precavidos y en un informe presentado al Consejo Interterritorial del SNS en enero de 2015 ya se planteaba que la plena interoperabilidad de la receta electrónica sería una realidad en España “a lo largo de 2016”. Por tanto, diez meses quedan por delante para confirmar si a la tercera (fecha) irá la vencida.

Para la consecución de este objetivo, el pasado 10 de febrero se produjo un importante paso cuando el Ministerio de Sanidad dio por culminada la primera fase del proyecto de interoperabilidad en la que venían trabajando desde 2015 las comunidades autónomas de Extrenadura y Canarias, junto a sus colegios farmacéuticos. Ese día se llevó a cabo en una oficina de farmacia de Mérida la considerada como prueba “definitiva” y “previa” a la incorporación de nuevas regiones en el proyecto, al dispensarse una receta ‘real’ prescrita en Canarias con la novedad de integrar en el proceso el software de gestión de la oficina de farmacia. Si bien desde el pasado mes de marzo de 2015 ya se venían realizando probaturas con dispensaciones ‘reales’, hasta ahora solo integraban los canales de comunicación de los colegios farmacéuticos canarios y extremeños, Consejerías y Ministerio de Sanidad.

Desde el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Cáceres se confirma a EG que la prueba realizada el 10 de febrero fue “totalmente satisfactoria”. ¿Podrá conseguirse la plena interoperabilidad de los 17 modelos regionales de e-receta en este 2016? Los responsables de esta primera fase sí lo estiman posible siempre que en los próximos diez meses se cumpla una condición que no es baladí. En concreto, si hay “trabajo e implicación de todos los actores al cien por cien”, indican desde el colegio extremeño.

Respecto al balance de esta primera fase del proyecto, los responsables colegiales hacen una valoración positiva “por la total implicación y proactividad de las empresas que desarrollan software de oficina de farmacia y, en segundo lugar, por la rápida respuesta en el desarrollo e integración de la función de interoperabilidad en sus aplicativos”, destacan a EG.

Castilla-La Mancha, la tercera

Hablando de terceras, pero no tentativas, Castilla-La Mancha será la siguiente región en integrarse junto a Extremadura y Canarias en el proyecto de interoperabilidad de la receta electrónica nacional. Asimismo, según se anuncia desde el Ministerio de Sanidad, otras cinco regiones (Murcia, Galicia, Asturias, Andalucía y Navarra) también están realizando pruebas para incorporarse en los próximos meses a este sistema.

Según se informa desde este Ministerio, el Gobierno invertirá un total de 34,3 millones de euros en el cómputo del periodo 2013/2016 para desarollar este proyecto de interoperabilidad.

Agosto de 2011. El Real Decreto-ley 9/2011 recoge en su articulado que la receta electrónica interoperable debe ser una realidad en España “antes del 1 de enero de 2013”. Este es el primero de otros muchos plazos finalmente incumplidos en el desarrollo de la interoperabilidad de la e-receta.

Julio de 2013.El Ministerio de Sanidad fija una nueva fecha para lograr la plena interoperabilidad de los sistemas regionales de receta electrónica: enero de 2015. Como ocurrió con el plazo precedente, tampoco se acabaría cumpliendo con esta nueva previsión.

Diciembre de 2013. Comienzan las probaturas de índole tecnica entre las Consejerías de Sanidad de Canarias y Extremadura para iniciar el pilotaje de la interoperabilidad de sus sistemas, el cual se extenderá durante los siguientes dos años.

Enero de 2015. En un informe presentado por el Ministerio de Sanidad en el marco del Consejo Interterritorial del SNS, se apunta ya a 2016 como el año en el que se logrará la ansiada interoperabilidad de la receta electrónica, mientras que Extremadura y Canarias continúan con las pruebas virtuales.

Julio de 2015. Extremadura y Canarias hacen la primera prueba con una prescripción ‘real’ en Extremadura y dispensada en una farmacia de Canarias. Los responsables del proyecto destacan que la e-receta interoperable ha dejado de ser ‘virtual’ para “bajar al mostrador”

Febrero de 2016.Se lleva a cabo la “prueba final” de esta fase inicial, en la que se vuelve a realizar una dispensación de e-receta ‘real’ canaria pero incluyendo en ella el software de gestión de la botica dispensadora. Sanidad da por culminada la primera fase y anuncia la incorporación de otras seis CC.AA.